2015

Reto 2016: Guardianes de los Elementos.

13:31



2 / 6 libros. ¡33% leído!


Creado por Mocca, del blog Sintonía Literaria, este es un desafío la mar de original y aquí estoy yo, queriendo ser una buena Guardiana de los Elementos.

¿En qué consiste?

Este reto consiste en leer un libro de cada uno de estos elementos: 

TierraAgua, AireFuegoLuz y Oscuro.

¿Cómo saber qué libro pertenece a un elemento?

Esta es la parte más embrollada, más dificil de este asunto. Pero es a su vez la más interesante. Eso sí, voy a citaros la explicación del Reto Original o probablemente saldréis huyendo de aquí sin mirar atrás con mis maravillosas indicaciones.

"Muy fácil, para ello, la portada tiene que estar relacionada con el elemento en cuestión (por ejemplo, en el elemento agua, que aparezca un mar, un río, lluvia... cualquier cosa relacionada con agua), que tiene que predominar en la portada."

Ejemplos:

Elemento TIERRA.
Elemento AIRE,
Elemento OSCURO.


Mi lista de Libros.













  • Aire. La cúpula #1, de Stephen King. [Reseña  próximamente] 
  • Agua. 
  • Tierra. Holes, de Louis Sachar. [Reseña  próximamente] 
  • Fuego. 
  • Luz. 
  • Oscuro. 


Y bueno, con esto ya acabo. Os deseo mucha suerte si os apuntáis a este reto(que os recomiendo encarecidamente) y os recuerdo que si queréis apuntaros debéis seguir las instrucciones que se indican aquí.

¡Mucho ánimo, telarañas!


2015

Dramón.

20:38

Como buena lerder que soy me acabo de cargar las cuatro entradas(ya publicadas) de los Retos Literarios que tenía pensado hacer para 2016, ¡e incluso la entrada general de los cuatro retos + El reto de Goodreads!
Definitivamente soy un desastre con patas, por mucho que me quiera hacer llamar elefante.

Pero bueno, como hoy es 28 de Diciembre me lo voy a tomar como una autobroma, porque la vida ya es bastante perra como para cabrearme conmigo misma. Y como castigo recompensa para vosotros por lo menos voy a dejarme ver por alguna parte y explicar a qué viene tanto cambio aleatorio por estos lares.
¡Incluso lo he twitteado!

Lo peor es que esto me pasa por ser de ratón suelto y darle a todos los botones sin pensar. Pero también he de decir que es un poco culpa vuestra(no de ti que lo lees, sino de los blogs literarios en general) que lleváis un ritmo apabullante y yo pues me animo y ¡ale! a publicar entradas como una loca.
Que no es porque me sobren las ideas(aunque tampoco me faltan, que estamos en la primera recta del blog), es porque soy un poco ansias.

Image and video hosting by HilariousGIFs.com
Yo en Blogger.

Pero es que me pasa con todo, no solo con la blogosfera.
Atención: Elefante multitarea a continuación.
Esta mañana estaba yo tan ricamente tomándome mi café mientras barría y escuchaba el audiolibro de La cúpula, de Stephen King...

*nota: Es mi primer libro de King y ha sido un poco aquí te pillo aquí te mato lo de ponerme el audiolibro, ya que lo tenía descargado un poquito ilegalmente. Es que, jo, son carísimos

...y me he atragantado porque en una escena el narrador, al interpretar el diálogo, ha pegado un chillido bastante tórrido y bueno, solo decir que me ha tocado:
a) Fregar el suelo
b) Limpiar la escoba porque estaba pegajosa
c) Asegurar a mi madre, que justo estaba en casa, que no me había caído por las escaleras.
Y todo más o menos a la misma vez porque si no el perro chupa el café y se pone histérico por el azúcar.
Lo dicho: dramón.

Con esto que acabo de soltar así de golpe y porrazo parece que soy una de esas personas que están totalmente activas y son puro nervio. Nada más lejos de la realidad: Soy una procrastinadora de manual.
El motivo por el que el Atención: Elefante multitarea ha pasado a la acción esta mañana es básicamente que me he despertado a las 12 del mediodía después de trasnochar ayer hasta las 4 por estar jugándo al escatérgoris con unas amigas(qué planazo, eh) y tenía comida familiar a las 14:00 en MI CASA.

Ójala todo lo que he escrito fuera una mentira, pero mi vida es tan aleatoria que en cualquier momento van a sonar risas enlatadas y nadie va a sorprenderse.

Pero bueno, queda poco año y quiero empezar el que viene con buen pie(veo que me tropiezo con una uva a este paso), así que a ver si me pongo de nuevo con las entradas de los Retos y salvo la Navidad. O al menos lo intento.

La intención es lo que cuenta.


By the way, por ahora este blog ha tenido poco de literario, pero prometidito por Snoopy que pronto.

2015

¡Feliz Navidad!

19:20

El momento semiresaquil ha pasado, y a parte de hacer este post para desearos feliz navidad, me han dado unas ganas inmensas de haceros una crónica de mi Nochebuena y mi mañana de Navidad, ¿qué os parece?

Perdón por la calidad: Tenía a mi prima colgada del brazo.


Todo empezó con un riquísimo chochinillo segoviano, acompañado de canapés y de salmón con queso. También había ensalada, que para desengrasar el cochinillo vino de perlas(truco de la abuela).
Después tocó piña para pasar la comida y quedarnos con un sabor dulzón en la boca. Y no podía faltar el brindis, así que el abuelo hizo los honores y dejó a algunos con las lagrimillas colgando.
Un ratito después, ya asentada la cena, decidimos jugar al bingo, que en nuestra casa es tradición inquebrantable, y el peque se pasó la noche chillando los números para que no se les pasasen a los más mayores.
Cuando nos cansamos(que no fue pronto), mi señora madre( a.k.a el alma de la fiesta), puso música reggaetonera, muy navideño todo y al final acabaron bailando hasta los abuelos. Un show.
La peque de la casa, mi prima, movía el culo que daba gusto y se pasó toda la noche comiédonse las chucherías que le había traído un Papá Noel improvisado; así que no conseguimos dormirla hasta las cinco, y mi tío acabó corriendo detrás de ella para que dejase de comer polvorones. Un show: 2.0.
Finalmente nos fuimos a dormir casi a las 5, con lo cual yo estaba zombie, ya que me había levantado a las 8 para estudiar. Pero no acabó ahí la cosa, al menos no para mí. La susodicha prima con azúcar en vena no quería dormirse, y decidió que quería que le contase un cuento. Total: Acabé leyendo Hansel y Gretel a una niña que se había quedado dormida a los dos minutos de empezar.
Lo bueno es que al menos se interesa por la lectura ;)

   
Carasplash: Para niños y mayores.
Ya esta mañana(Navidad, Navidad, dulce Navidad) me han despertado con gritos y risas: Papá Noel había venido bastante cargado.
Mis tres primos tuvieron su parte: Alguna consola, un rizador de pelo, una mochila para el instituto, etcétera.
Sobre todo a la peque le han regalado mogollón de cosas, pero una de ellas la hemos adoptado para hacer un juego esta tarde, que estamos toda la familia en casa y no sabemos qué hacer. Se llama carasplash y sirve básicamente para poner algo pegajoso en la mano morada y, según toque en la ruletita, girar la palanca amarilla y con suerte, que no te embadurne la cara de potingue.
En mi familia se lleva hacer el tonto, por si no os habíais dado cuenta.

En definitiva ha sido una Nochebuena bastante divertida, pero es que además ¡yo también recibí lo mío!

Mis regalos han sido modestos este año, pero no han podido ser más acertados.
En el ámbito NO lector me han regalado:
 
Renitos monosos.

  • Un señor pijama navideño con estampado de renos. Cómodo a la par que glamuroso, perfecto para las noches de cine en familia(como la que toca hoy).
  • Unas sábanas de franela muy necesarias en Segovia, que hace un frío del carajo. Excepto este año, que al parecer el Invierno no ha llegado ni al Corte Inglés.
  • Unos rotuladores Stabilo. Para colorear mis apuntes y hacer menos grises los días de estudio.


Y ya en el ámbito lector, os comento que he recibido dos libros nuevos para mis estanterías, ¡yuhuuu!

 
Para introducirme en
 el mundo King.
Survival - Stephen King. 
Quizá alguien me mate porque no he leído aún al Rey del Terror, pero no preocuparse, que ya toca.
He oído críticas bastante duras de este libro y se dice que es de los peores del autor, pero creo que servirá para adentrarme en un género que no es de mis predilectos y en un autor tan conocido como es King. Espero no manchar mi nuevo pijama de renos monosos.
Además, creo que va a venir de perlas para el color azul del Desafío Libros de Colores.
Lo dicho: Me lo apunto y este 2016 cae, pero no va a ser de mis próximas lecturas.



 
Para subirme al carro
del fangirleo(o no).

Perdida - Gillian Flynn (Y que nunca me acuerde de cómo se escribe el nombre de esta autora...) 
Este libro...¡tampoco estaba en mi lista de deseos! Papá Noel va a su rollo, pero esta vez, al contrario que con el anterior que se ha quedado lejos de acertar, ha dado en el blanco. He oído cosas muy buenas de este libro y me llama mucho la atención a pesar de que este tampoco es uno de mis géneros predilectos. 
Tengo ganas de vivir en mis carnes lo que todo el mundo dice de esta novela. A ver qué tal va.





He de decir, para exculparle, que mi Papá Noel no es muy amigo de Amazon, así que hace los regalos como bien quiere y puede. 


Recuento general.


Con esto puedo darme por satisfecha y acabar con esta entrada, que creo que se ha hecho eterna. Pero como ya he dicho, tenía muchas ganas de contároslo, ya que a pesar de que no me guste la Navidad ayer me lo pasé como niña chica en las ferias, que diría mi abuelo.


Espero que Noel Vader se haya portado bien con todos vosotros, que os haya regalado mucha felicidad(y muchos libros), y que disfrutéis de lo que queda de fiestas.


¡Abrazos calentitos, telarañas!

2015

Me doy la bienvenida.

23:39

Tras arduas negociaciones con mi subconsciente, tras duros achaques psicológicos por la incertidumbre, he decidido abrir este portal de Internet, cortando el lazo de la inauguración que no es más, al fin y al cabo, que una puerta a mi mente.






Lo más dificil, no voy a negarlo, no fue el pulsar el botón de crear blog, ni creo que lo sea dar esta entrada como publicada. Sin duda, lo más dificil siempre ha sido y ha de ser escoger un nombre.

-¿Por qué? Si solo es un nombre... - dirán algunos.

Nada más lejos de la realidad. Los nombres nos definen, son etiquetas que nos marcan de por vida y nos diferencian de nuestros coetáneos, nuestros predecesores y nuestra descendencia. Son la causa de que nos demos la vuelta en la calle si oímos un nombre que tenemos por nuestro, y la razón de que gritemos con orgullo: "¡ESE ES MI HIJO!" cuando este marca un tanto en el partido de los domingos.
Por mucho que le duela a alguno, nuestra sociedad(y cualquier sociedad, incluso en el Reino Animal) define su estabilidad a través de una jerarquía; para establecer dicha jerarquía han de clasificarse los tipos de trabajos, funciones y personas por sus diferentes características y aptitudes. Y todo esto dentro de un grupo de individuos aparentemente iguales. Ahí aparecen las temidas, amadas y terriblemente necesarias etiquetas.

Nosotros, los humanos, somos el cúlmen de las citadas etiquetas y clasificaciones, y estamos en el apogeo cultural de las mismas(el archiconocido hashtag, sin ir más lejos). 

Por ello y por muchas otras cosas(publicidad, por ejemplo) el nombre que elijas, tanto para tu hijo como para un sitio web, puede marcar la diferencia, tanto del éxito de la primera como del desarrollo de la segunda. ¿O era al revés?

Si este sitio se hubiese nombrado Anales Descarados, por ejemplo, ¿quién dice que no tendría más visitas? Claramente, tendría muchas más.
Pero lo que busco no son visitas, lo que busco son lectores. Busco compañeros de camino, contertulios de historias, parroquianos en esta nuestra sede y estandarte: La lectura.

Vale, quizás me he pasado un poco. Prosigamos.

Por eso es importante identificar una etiqueta que me defina pero no me engulla, y con la que vosotros podáis también sentiros identificados. Por desgracia, lectores no sirve porque el dominio está cogido(¡CARAMBA, ME CACHIS EN UN CANTITO!) así que pasaré a llamaros telarañas.
El porqué queda recogido en mis memorias: a los cinco años cayéndome de la cama y siendo consolada por mi madre con el típico "Dos elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña...", que daría como resultado una obsesión casi insana por los elefantes, y lo cual me lleva a una conclusión que puede hilarlo todo(aunque cogiéndolo con pinzas) de un modo coherente.
Lo que para mí fue Dos elefantes se balanceaban, es ahora la lectura: Un método de consuelo, de alegría, de fruición y de evasión de la melancolía. Y espero y supongo, también es el vuestro.

Pues la literatura no es más que sentimiento en su máximo exponente, una etiqueta que nos ponemos desde el primer momento en que carcajeamos o lloramos con un libro. Y esa etiqueta es de las que esgrimo con más orgullo y convicción de su valía. 
Esa etiqueta es CULTURA. Esa etiqueta es EXPERIENCIA. Esa etiqueta es FELICIDAD. 
Y quiero agrupar esas etiquetas maravillosas y de titánico significado, en algo tan simple como una tela de araña, y a la vez tan fuerte que puede soportar todos los elefantes que puedas imaginar(todos los que quieran entrar, de hecho, pues somos nosotros).


Bienvenidos a :

Elefante en la Red.

(red = telaraña, al menos en mi mente)




Nota. Anales Descarados fue un título propuesto por la autora del epílogo de este proyecto, y fue quien me animó, con su ironía desenfrenada(a veces demasiada) y sus críticas constructivas, a emprender el viaje que esto supone. Te odio; pero gracias, mozuca.




Un saludo, telarañas. ¡Nos vemos en la próxima!