Me doy la bienvenida.

23:39

Tras arduas negociaciones con mi subconsciente, tras duros achaques psicológicos por la incertidumbre, he decidido abrir este portal de Internet, cortando el lazo de la inauguración que no es más, al fin y al cabo, que una puerta a mi mente.






Lo más dificil, no voy a negarlo, no fue el pulsar el botón de crear blog, ni creo que lo sea dar esta entrada como publicada. Sin duda, lo más dificil siempre ha sido y ha de ser escoger un nombre.

-¿Por qué? Si solo es un nombre... - dirán algunos.

Nada más lejos de la realidad. Los nombres nos definen, son etiquetas que nos marcan de por vida y nos diferencian de nuestros coetáneos, nuestros predecesores y nuestra descendencia. Son la causa de que nos demos la vuelta en la calle si oímos un nombre que tenemos por nuestro, y la razón de que gritemos con orgullo: "¡ESE ES MI HIJO!" cuando este marca un tanto en el partido de los domingos.
Por mucho que le duela a alguno, nuestra sociedad(y cualquier sociedad, incluso en el Reino Animal) define su estabilidad a través de una jerarquía; para establecer dicha jerarquía han de clasificarse los tipos de trabajos, funciones y personas por sus diferentes características y aptitudes. Y todo esto dentro de un grupo de individuos aparentemente iguales. Ahí aparecen las temidas, amadas y terriblemente necesarias etiquetas.

Nosotros, los humanos, somos el cúlmen de las citadas etiquetas y clasificaciones, y estamos en el apogeo cultural de las mismas(el archiconocido hashtag, sin ir más lejos). 

Por ello y por muchas otras cosas(publicidad, por ejemplo) el nombre que elijas, tanto para tu hijo como para un sitio web, puede marcar la diferencia, tanto del éxito de la primera como del desarrollo de la segunda. ¿O era al revés?

Si este sitio se hubiese nombrado Anales Descarados, por ejemplo, ¿quién dice que no tendría más visitas? Claramente, tendría muchas más.
Pero lo que busco no son visitas, lo que busco son lectores. Busco compañeros de camino, contertulios de historias, parroquianos en esta nuestra sede y estandarte: La lectura.

Vale, quizás me he pasado un poco. Prosigamos.

Por eso es importante identificar una etiqueta que me defina pero no me engulla, y con la que vosotros podáis también sentiros identificados. Por desgracia, lectores no sirve porque el dominio está cogido(¡CARAMBA, ME CACHIS EN UN CANTITO!) así que pasaré a llamaros telarañas.
El porqué queda recogido en mis memorias: a los cinco años cayéndome de la cama y siendo consolada por mi madre con el típico "Dos elefantes se balanceaban sobre la tela de una araña...", que daría como resultado una obsesión casi insana por los elefantes, y lo cual me lleva a una conclusión que puede hilarlo todo(aunque cogiéndolo con pinzas) de un modo coherente.
Lo que para mí fue Dos elefantes se balanceaban, es ahora la lectura: Un método de consuelo, de alegría, de fruición y de evasión de la melancolía. Y espero y supongo, también es el vuestro.

Pues la literatura no es más que sentimiento en su máximo exponente, una etiqueta que nos ponemos desde el primer momento en que carcajeamos o lloramos con un libro. Y esa etiqueta es de las que esgrimo con más orgullo y convicción de su valía. 
Esa etiqueta es CULTURA. Esa etiqueta es EXPERIENCIA. Esa etiqueta es FELICIDAD. 
Y quiero agrupar esas etiquetas maravillosas y de titánico significado, en algo tan simple como una tela de araña, y a la vez tan fuerte que puede soportar todos los elefantes que puedas imaginar(todos los que quieran entrar, de hecho, pues somos nosotros).


Bienvenidos a :

Elefante en la Red.

(red = telaraña, al menos en mi mente)




Nota. Anales Descarados fue un título propuesto por la autora del epílogo de este proyecto, y fue quien me animó, con su ironía desenfrenada(a veces demasiada) y sus críticas constructivas, a emprender el viaje que esto supone. Te odio; pero gracias, mozuca.




Un saludo, telarañas. ¡Nos vemos en la próxima!

You Might Also Like

6 comentarios

  1. Anales Descarados es un gran título. Pero el Elefante en la Red tampoco está mal :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy segura de que con Anales Descarados hubiese triunfado mucho más, pero me gusta lo duro.
      Espera... quizá esa no es una buena expresión, jajaja.

      Eliminar
  2. Suerte con tu nuevo propósito!! Mi blog lo inicié en navidades del año pasado, y me acuerdo que le dí un montón de vueltas a lo del nombre! Pero veo que hay cosas que tienes muy claras ...mi blog, hasta hace bien poco, no era un blog literario propiamente dicho!!!! Mucha suerte y nos leemos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema de los nombres es que tras oírlos muchas veces te suenan a la vez mal y bien, y acabas hecho un lío, jaja.

      Yo tenía claro que quería un blog literario porque es el contenido que consumo principalmente... y sobre todo es en el único ámbito en el que creo que hay algo que puedo aportar, pero no descarto que se cuele alguna otra entrada aleatoria.

      ¡Un beso y por supuesto que os leemos!

      Eliminar