literatura

Tokio Blues, de Haruki Murakami.

13:24

Editorial TusQuets.
Precio: 9.45€ (tapa blanda),
5-7€(segunda mano), 7.59€(versión kindle).

Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha casualmente mientras aterriza en un aeropuerto europeo una vieja canción de los Beatles, y la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Toru recuerda, con una mezcla de melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor –y único– amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste les distancia durante un año hasta que se reencuentran en la universidad. Inician allí una relación íntima; sin embargo, la frágil salud mental de Naoko se resiente y la internan en un centro de reposo. Al poco, Toru se enamora de Midori, una joven activa y resuelta. Indeciso, sumido en dudas y temores, experimenta el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo parece cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. La situación, para él, para los tres, se ha vuelto insostenible; ninguno parece capaz de alcanzar el delicado equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo. 

Creo que sería justo empezar diciendo que no me ha gustado este libro. Lo podría asemejar a comer una oblea, se supone que tiene que gustarme pero a mí no me sabe a nada.

Hay varios puntos en los que me gustaría detenerme a reflexionar, y tampoco quiero hacer de esta entrada algo muy largo porque temo que no lo merece. Allá voy:


1. Me gustaría entender por qué a la gente le gusta este libro.

Haruki Murakami escribe como los ángeles, eso no se puede negar. Sin embargo, hay muchas cosas que carecen de sentido en este libro. Es lento y pesado, no pasa nada durante la mayor parte del tiempo.



No todo ha de ser malo.

Y no es que yo me queje de la lentitud de un libro, pues normalmente son los que más me gustan. Pero lo que no tiene sentido para mí es que durante ese hastío y depresión que vive Toru no se plantee ciertas cosas sobre la vida y las relaciones; que no ahonde en su ser, sino que simplemente diga: "¿Qué le pasa a Naoko?¿Cómo puedo ayudarla? La esperaré." sin darse cuenta de que primero tiene que curarse a sí mismo, pues nada le hace ilusión; es decir, no hay un solo hilo conductor en su vida que no se base en seguir a otras personas hacia el desastre.
Quizá es eso lo que el libro quería transmitir, quizá he acertado; pero me da la sensación de que el libro en sí es una vaguedad, un embrollo de sentimientos desenfocados y expresados como bien se pueda.

¿Por qué os ha gustado el libro?¿Por qué?

2. Gente muerta y suicidios.

No me asusta leer sobre personas muertas ni sobre suicidios. Me fascina la muerte y su importancia en la vida, su pertenencia en la vida misma.
No obstante, es difícil saber si Murakami ha decidido matar a gente en su obra para contar algo, para explicar un concepto o un pensamiento, o si simplemente le gusta el morbo que produce introducir suicidios arbitrarios en una obra.


Quizá -y es probable- esté tratando de retratar los sentimientos que llevan a alguien hacia el suicidio. Quizá yo sea incapaz de ver más allá de lo que las letras me cuentan, puede que no sepa leer entre líneas en caso de Murakami. Solo sé que me ha parecido un intento vacuo y simplón de interpolar algo tan importante, tan trascendental como el final de una vida humana, dentro de una novela que solo habla de cómo este eyacula allí y allá, de cómo come mogollón de platos japoneses con nombres japoneses envueltos en algas japonesas.

Casi todas las notas a pie de página son acerca de comida.

3. Sexo, sexo, sexo.

"Hola, soy Haruki Murakami y asocio el sexo con patologías y parafilias mu' raras." 
Puede que esto se trate solo de mi interpretación personal y que no tenga nada que ver con lo que trata de argumentar el autor durante toda la novela, pero cada vez que los personajes tenían sexo a lo largo de la novela, el acto venía asociado con unos sentimientos malogrados, cortados in media res para no volver a hablar de ellos y no tener que explicar al lector qué está pasando, a qué viene toda esta novela y qué es lo que quiere decir con ella. Muchas veces resultaba innecesario y enfermizo, se trataba de un "te recompenso con" y mamada al canto. Casi todos los personajes devuelven favores mediante sexo, intentan atrapar a otra persona con un algún día haremos esto.
Record al libro que más veces repite la palabra eyaculación.
Y cuando no, simplemente trata las relaciones sexuales como actos indignos relacionados con las infidelidades y el deshonor.
No entiendo, y probablemente es por la cultura, pero no entiendo.

4. Mujeres machistas y abusadas.

Mujer machista a la de uno, a la de dos y a la de...
Hay un par de personajes femeninos cuya única función en la novela es poner de malos a un par de hombres infieles, para después excusarse pues la culpa es suya, es que están chapadas a la antigua. Es un despliegue continuo de quien bien te quiere te hará llorar pero a lo bestia, sin ningún tipo de autoestima y ale, a que me jodan la vida. Esto nos lleva de nuevo al punto 2, en algún caso.

El ponme los cuernos que yo te dejo que se repite a lo largo de todo el libro y me hierve la sangre.

Por otra parte, me sorprende que Midori, uno de los personajes principales, tan fuerte y dedicada, suelte perlitas machistas de cuando en cuando y necesite el apoyo incondicional de Toru o bien de su novio facha, que la culpa y se cabrea por todo. Jo, se ha lucido.


Midori en su máximo esplendor.



Como veis, me estoy poniendo hater y no era lo que yo pretendía. Para nada quería despotricar sin razones sobre este libro pues, si bien es cierto que no me ha gustado, algo ha de tener para encandilar a tanta gente, tres cuartas partes de Asia incluidas.


Cita favorita de todo el libro.
Me gustaría decir a su favor que la tasa de suicidios son mucho más altas en los países orientales, y que los motivos que se acusan en el libro son más usuales en Japón y China que en Europa y Occidente en general(no me alegro de ello ni mucho menos, es simplemente que ellos tendrán más facilidad para empatizar con la novela), pero a mí me ha resultado un despropósito aburrido. No creo que sea uno de esos libros que perdure en mi ya de por si débil memoria.

¿Os lo recomiendo? Pues a saber; quizá os encante. Si os animáis y finalmente os gusta, me encantaría que me dijéseis vuestros motivos, pues yo no los he encontrado.

¡Hasta la próxima!

audiovisual

Menciones audiovisuales: Noviembre.

14:21

¡Hola de nuevo, mis señores!

Como habéis podido comprobar, últimamente lo de actualizar mis redes y el blog está siendo un fracaso. Podría poner excusas pero lo cierto es que todo el mundo tiene una vida muy ajetreada y aun así tienen tiempo para todo. ¡Estoy intentando ponerle remedio! Me he comprado una agenda -estilo Bullet Journal- y voy a intentar, no sé si conseguir, estar más pendiente de estos lares.

Estos últimos meses he tenido un parón lector bastante importante, y aunque sí leo, es muy poco y llevo un mes para un libro de 200 páginas. Y eso que es de Haruki Murakami y escribe como los ángeles...
Sin embargo, cuando vuelvo a casa de clase, que suele ser entre las ocho y las nueve de la tarde, tengo las neuronas a punto del colapso y lo único que me apetece es ver una serie/película entretenida y normalmente no muy densa, cenar e irme a dormir. Por eso y porque no tengo televisión, estoy viendo una cantidad de películas que no es ni normal.

Como veo tantas películas que es imposible comentarlas todas, voy a crear una nueva sección que creo que es dinámica y a la vez muy divertida: MENCIONES AUDIVISUALES.

Esta nueva sección va a ser algo así como un Wrap Up de películas y series; van a estar divididas en cinco secciones:

Espero que os guste este nuevo formato y que me digáis qué os parece esta sección. Allá vamos:

Huye. 

La fiesta de las salchichas; una película obscena y absurda que se basa en decir muchos tacos y en relacionarlo todo con el sexo.
No soy una persona con tabúes sexuales, pero que una película hable de sexo, sexo, tacos, sexo y más tacos(literalmente, a veces); me resulta aburrido y un derroche de medios.
Ahí está para quien la quiera; yo, definitivamente, no soy de esas personas.
Mención especial a lo único que se salva: La parodia de Stephen Hawking.
Abyss; película de James Cameron(qué sopor) que se basa en calzarte 45 minutos de -preciosos, eso sí- planos de submarinistas explorando una estación hundida, para después situarte en un drama de supervivencia y cascarte al final una venida extraterrestre que ni pincha ni corta. Y eso sin contar con la ola estilo Lo imposible. De lo peorcito que he visto; y he visto Sharknado.

Meh. 

 Altamira; filme español protagonizado por Antonio Banderas *escalofrío y dentera* que se salva del suspenso y se queda en un: con palomitas, manta y nada mejor que hacer. Si tuviera la oportunidad de revertir el tiempo, lo hubiera invertido viendo otra cosa; si bien no es una película horrible en sí misma. Simplemente no aporta nada nuevo y se hace un flaco favor metiendo alucinaciones con bisontes prehistóricos.
The Model; película danesa que nos cuenta la historia de una modelo que trata de introducirse en el mundo de la pasarela parisina y que acaba obsesionada con un fotógrafo. Su edad y su cuerpo cuadran más bien poco, y la película es pobre en trama y... bueno, tampoco es que tenga nada más.
Moulin Rouge; no puedo decir que sea una mala película, ni que sea mediocre. Simplemente me aburre y lo único que me aportó fue alguna que otra cancioncilla pegadiza para cantar mientras voy a la Universidad. Como no quiero ser hater de esta película y tampoco tengo muy claro cómo describirla, os cito a Miguel Ángel Palomo, de El País: "Un amable musical que trabaja hábilmente una catarata de números musicales apoyados en unos prodigiosos efectos especiales que sirven, sin embargo, para ocultar la vaciedad de la narración." Así me siento yo.
Nerve; una película que podría encajar en la categoría de "entretenida" si no hubiera sido taaaaan parecida, y mucho más ordinaria que la serie Black Mirror.

Entretenida. 

Una lista de películas(y series) entretenidas, que puedes ver si quieres; y si no, pues no te pierdes mucho. Perfectas para un domingo por la tarde o como panacea para neuronas chamuscadas:




Quantico; serie que trata sobre el entrenamiento de un grupo de aspirantes al cuerpo del FBI. No deja de ser una serie romántica para adolescentes, trasladada del instituto al centro de entrenamiento, y a la que han aliñado con un poco de acción y mucho suspense. Bien hecha, eso sí. Mención especial a la forma de narrar, con flashbacks muy bien conseguidos e hilados.
Oliver Twist; película de mi director predilecto, Polanski, que queda por debajo de mis expectativas para con él. Una película tierna, magnífica en su fotografía y perfecta para un día de lluvia y manta.
Jane, the Virgin: Parodia hiperbólica de la telenovela venezolana Jane, la Virgen. Es una parodia de las típicas telenovelas que triunfan en España y Latinoamérica, muy divertida, ágil y con chispa. Recomendada.
I am not a serial killer; me esperaba una película totalmente diferente que ahondase en la psicología de nuestro protagonista, un adolescente con tintes sociópatas que trata de reprimir sus instintos y sus ansias de sangre; sin embargo, nos encontramos con una buena película de ciencia ficción. No me quejo, pero me interesaba más nuestro protagonista. También recomendada.
The Walk; un homenaje al 3D. Es una película preciosa, con unos efectos impresionantes que dan vértigo incluso sin las gafas 3D. El problema de esta película y las del estilo es que se centran en ser bonitas y se dejan un detalle muy importante: contar algo.
Ghostbusters o Cazafantasmas; no había visto este clásico de la comedia fantástica y al fin me he animado. Con tantas opiniones y con el estreno del remake, me esperaba un poco más; pero es eso, una película graciosa y entretenida, no mucho más.
La familia Addams; o "Hola, soy una gamberrada y me encanta serlo". Una película cómica que abraza el mundo tétrico con encanto y simpatía. Nadie jamás nunca quiso disfrazarse en Halloween de Miércoles Addams, ¿verdad?
Shaun of the Dead o en español(?), Zombies Party; es una película entretenida y graciosa, que renueva un apaleado y trillado género zombi y critica de una manera desternillante la sociedad inglesa. 

No lo dejes pasar. 

Kubo y las dos cuerdas mágicas(o algo así); una película de animación y stop motion que no ha sido muy nombrada y sin embargo me parece un gran acierto. Sincera, entretenida y para toda la familia.
Prisoners; película sobre un secuestro con una fotografía formidable y que te mantiene inquieto a pesar del metraje infinito. Como no soy muy buena en las descripciones, de nuevo voy a citar, esta vez a Carlos Boyero, de El País: 
"Un thriller tenebroso y desasosegante. (...) una película notable, tensa, compleja y sombría."
 Cyberbully; corto estrenado en televisión y protagonizado por Maisie Williams, conocida por Juego de Tronos o Doctor Who, que trata sobre un tema de actualidad: el cyberbullying.

 Filth, el sucio; es una de estas películas que tardas en digerir. Amo al actor que protagoniza esta película, pero para nada eso ha afectado en mi valoración de esta película. Extraña, incierta, con un ritmo muy desconcertante y un giro de guión muy tardío que te deja con el morro girado y con cara de "qué está pasando". Llega un punto de la película en el que se pierde el control, creo que intencionadamente. Me gusta, aunque no creo que sea del gusto de todos.
Layer Cake; imprescindible si eres un apasionado del thriller, y si no, también. Una trama trillada sobre un vendedor de cocaína que quiere dejar el negocio pero se ve inmerso en una espiral de acontecimientos con un final MARAVILLOSO. ¿Podrá salir, o no? Recomendadísima.
Antes de ti; una historia de amor, pero no de amor al prójimo, sino de amor a uno mismo. Te recuerda el valor de la autoestima y la asertividad. Si no fuera por las cejas de nuestra Khaleesi...

¿A qué esperas?


Origen; de Christopher Nolan. Protagonizada por Leonardo DiCaprio y su ceño fruncido, una meh, gustarte o encantarte; pero sí o sí, tienes que verla.
película larga y compleja con uno de los finales más famosos de la historia del cine. Puede parecerte
Million dollar baby; otra historia mundialmente conocida y a mi parecer, una obra maestra. Representación de la vida en sí misma.



Aquí acaba mi lista de películas de Noviembre; a mí parecer son un montón.
¿Qué creéis?¿Son muchas, pocas, está bien, Raquelquéhacescontuvida? Os invito a dejarme en los comentarios vuestras opiniones si las habéis visto, o si tenéis intenciones de verlas gracias-o a pesar- de mí.

También me gustaría que me dijeseis qué os parece este formato.

Nos vemos pronto(espero).

audiovisual

TOP: Del 10 al 6.

17:45


¡Bienvenidos a mi TOP 10 productos audiovisuales!
Antes de nada me gustaría aclarar que no tengo ningún rigor académico para hacer estas declaraciones y que todo lo que leerán a continuación se trata de puras opiniones personales.

Dicho esto, solo queda invitaros a seguir leyendo. Espero que os guste:

*Este TOP ha sido escogido de las películas mejor puntuadas de mi cuenta de Filmaffinity. Es probable que se me cuele alguna joyita, pero eso siempre me dará pie a una nueva entrada actualizada.

¡Empezamos!

10. Cadena perpetua. 

Acusado del asesinato de su mujer, Andrew Dufresne (Tim Robbins), tras ser condenado a cadena perpetua, es enviado a la cárcel de Shawshank. Con el paso de los años conseguirá ganarse la confianza del director del centro y el respeto de sus compañeros de prisión, especialmente de Red (Morgan Freeman), el jefe de la mafia de los sobornos. (FILMAFFINITY)

Compañera en los Óscars de los bombazos cinematográficos Forrest Gump y Pulp Fiction, quedó en su año sepultada bajo los premios de éstOs. Sin embargo, veintidós años después sigue viva y coleando, y se ha convertido en una película de culto aclamada por críticos y pueblo llano del mundo cinematográfico.

Dos horas y media bien filmadas, con la tensión suficiente para que se te sequen los ojos por no querer perderte un fotograma y un final que deja con el culo al aire a muchas obras maestras.

Un imprescindible si te gusta el cine. Y si no, también.

9. Coherence.


En Finlandia, en 1923, el paso de un cometa hizo que los habitantes de un pueblo quedaran c
ompletamente desorientados; incluso una mujer llegó a llamar a la policía denunciando que el hombre que estaba en su casa no era su marido. Décadas más tarde, un grupo de amigos recuerda este caso mientras cenan, brindan y se preparan para ver pasar un cometa... (FILMAFFINITY)

Schrödinger estaría orgulloso de esta película.

Impactante, imprevisible y bien hilada; con un gran riesgo y aun así, sale indemne y orgullosa del aprieto. 

Es, sin duda, una de aquellas películas que no podrás olvidar y con la que tendrás a tus jugos gástricos filmográficos digiriendo durante días.

Por otra parte, me gustaría destacar lo grandísimo que es lo que ha conseguido esta película con un presupuesto bajísimo, un atrezzo limitado a un par de habitaciones y con un reparto de una decena de personas. Impresionante.

8. American beauty. 

Lester Burnham (Kevin Spacey), un cuarentón en crisis, cansado de su trabajo y de su mujer Carolyn (Annette Bening), despierta de su letargo cuando conoce a la atractiva amiga (Mena Suvari) de su hija (Thora Birch), a la que intentará impresionar a toda costa. (FILMAFFINITY)

Con esta película aprenderás a vivir de un modo diferente. Este filme se esconde bajo el 

retrato de la sociedad americana de finales del siglo XX, pero no se encalla en eso; es también una oda a la belleza de las pequeñas cosas, un signo de exclamación que te conduce a la hermosura que puede hallarse en una simple bolsa de basura.

Es, simple y llanamente, una obra de arte cuyo eslogan es: Atrévete a mirar más allá.

7. Casino Royale. 

Vais a permitirme tomar el póster japonés;
es el más acertado de todos.
La primera misión del agente británico James Bond (Daniel Craig) como agente 007 lo lleva hasta Le Chiffre (Mads Mikkelsen), banquero de los terroristas de todo el mundo. Para detenerlo y desmantelar la red terrorista, Bond debe derrotarlo en una arriesgada partida de póquer en el Casino Royale. Al principio a Bond le disgusta Vesper Lynd (Eva Green), la hermosa oficial del Tesoro que debe vigilar el dinero del gobierno. Pero, a medida que Bond y Vesper se ven obligados a defenderse juntos de los mortales ataques de Le Chiffre y sus secuaces, nace entre ellos una atracción mutua. (FILMAFFINITY)

Si hay aquí algún entendido de cine, por favor, bajen las armas.
Sé que la franquicia Bond pocas veces va a pasar de una tarde palomitera, todo lo que un blockbuster puede ofrecer.
Sin embargo y bajo mi punto de vista-pues recuerdo que esta entrada es íntegramente mi opinión-, esta película del agente 007 tiene un valor añadido.
Con Daniel Craig, el personaje de James Bond pasa de ser un perfecto caballero a convertirse en una apisonadora en su máximo exponente. 
No es sutil, no es caballeroso, no es elegante(aunque le queda muy bien el traje); sin embargo, es el Bond más natural y más real de los que he tenido la oportunidad de ver. Comete errores, se cae, sangra... y eso le granjea el puesto de mejor película de toda la franquicia. Al menos a mi parecer.

6. Criando Malvas(TV).

Serie de TV de 22 capítulos (2007-2009). Narra la historia de Ned (Lee Pace), un panadero que posee el milagroso don de devolver la vida a las cosas muertas con un simple contacto. (FILMAFFINITY).

Sé que solamente con la sinopsis os habréis quedado con ganas de verla. Pero es que hay más.
Para aquellos que hayáis visto Hannibal y por ende, hayáis babeado con su maravillosa y oscura fotografía, os deleitaréis de igual modo pero en dirección opuesta con Criando Malvas.
Para todos los seres humanos con los conos suficientes para distinguir nítidamente los colores, esta serie será una maravilla visual.

No se queda corto en cuanto a trama; es fresca, divertida y muy dulce(a veces un poco empalagosa). 

Una serie cómica y divertida en la que se resolveran crímenes mediante los poderes de resurrección de un pastelero.




Aquí queda mi TOP 10 por ahora.
Espero que os haya gustado y que déis una oportunidad a todas estas maravillosas obras. Prometo que no os arrepentiréis.

Me gustaría que me dijérais en los comentarios cuales son vuestras series o películas favoritas, si sois capaces de elegir.

¡Hasta la próxima!


Cuesta arriba.

13:27

Ayer hice mi primer examen universitario. Las ganas de llorar no resueltas al salir del mismo me empujaron a volver aquí.

No sé si os habréis dado cuenta de que apenas leo, apenas hago, apenas vengo y apenas salgo. La verdad es que hay pocas cosas que pueda decir que hago con ganas en la actualidad. Incluso cuando salgo con amigos me siento mediocre e innecesaria.

No me juzgo y no me culpo por estar así; no es de nuevas. Al estar sola y al haberme sometido a los cambios que, yo creía, eran la solución a mi problema, me he dado cuenta de que simple y llanamente la solución no estaba en un cambio externo, geográfico o ambiental, sino que era y es intrínseco a mí misma, y que no soy capaz de hallarlo en mis entrañas.

Estoy dando vueltas sin entender(literalmente) alrededor de qué masa giro o cual es la fuerza inercial que hace de mi existencia una espiral. Quizá ese punto sea el pasado, o heridas mal cerradas, mal cicatrizadas, infectadas o henchidas por pus y recuerdos.

Quizá simplemente se trate de que me gusta anclarme a la infelicidad y a la insuficiencia, como quien sigue fumando cuando ya tiene cáncer.

Alomejor mi problema base es que no sé cuándo, cuánto y cómo responder a los sentimientos que me producen las situaciones, alomejor es que me he aclimatado a sentir cosas cumpliendo con la tercera Ley de Newton, sin dejar rienda suelta a los sentimientos reales que hay debajo.

Y es que quizá no comprendo cómo funcionan las respuestas emocionales "normales", coherentes, estándar. Quizá mis respuestas sean no tener respuesta, quizá sean dormir o llorar o reírme porque no sé qué más hacer; porque no soy capaz de encontrar ningún sentimiento válido que haga de mercromina para esta mierda.

Se trata simplemente de que no creo en los patrones de la psicología y que a la vez me marco pautas sobre las cuales voy escribiendo los sentimientos que creo y me obligo a tener.

La cosa es, que al igual que esta entrada sin sentido, no soy capaz de expresarme, ni hacia fuera ni hacia dentro; pues no sé cómo contarte quién soy, pero lo preocupante es que no sé decírmelo a mí misma.

Siendo menos intensos y basándonos en la pura sensibilidad, en lo tangible, dejando la lógica para aquellos que la comprendan, expongo aquellas cosas que sí tengo claras, y que sé que son errores pero no puedo lidiar con ellos ni destruirlos:

"Estoy perdiendo un año. Si repites, eres un perdedor; nunca conseguirás nada e irás siempre por detrás de aquellos que van a curso por año."

"¿Cómo debes querer a los que te rodean?¿Cómo se expresan y se miden los sentimientos?"

"¿Les quiero?¿Les quiero lo suficiente?¿Cómo se demuestra?¿Hay formas diferentes e igualmente válidas de conseguir quererlos?"

"Nadie va a quererte de nuevo, no así. No vas a querer a nadie de nuevo, no así. Si no es así, ¿para qué?"

"Alguien dijo quien pregunta es tonto una vez, quien no pregunta es tonto siempre pero, ¿qué haces cuando lo que no entiendes es el TODO, el conjunto, toda la variedad de materias, conocimientos, modelos de funcionamiento...? Dime, ¿qué haces?"

"Mañana voy a hacer..." y no lo hago.

"Hoy descansaré" y me siento mal por no estar trabajando en ello.

"Hoy estudio" y lo hago, y no lo entiendo, y me frustro. Fin.

"Apóyate en tus amigos. Pero... no, así no, eso es victimista. No, no."

"Anula la matrícula, así no habrás hecho a tus padres perder ese dinero -que es mucho- en una inútil como tú.
Peero... perderás un año. Vuelve a intentarlo."


Este es el retrato más fidedigno que puedo hacer de mí misma. Es precioso, curioso e inexacto porque no me entiendo. A la vez es terrorífico y creedme, intento arreglarlo.


2016

La simplicidad de un botijo.

20:40

Me he levantado con la certidumbre de saber que iba a reabrir este rincón. No me he preguntado el porqué; la verdad es que ya lo sabía.
Hace tiempo que se me hace cuesta arriba leer el twitter y el blog de algunas personas porque, primero, me resultan hostiles; no me apetece tener relación con ellas. Segundo, porque acabo de darme cuenta de que yo no empecé el blog para que me leyeran. De hecho, no quiero que me leáis. Me explico: Quiero que me leáis, quiero que escuchéis, leáis mis pensamientos y cómo los expreso; pero mi objetivo no es ese. Mi objetivo es dejar de hacer pereza, dejar de quedarme encerrada en mi mente y ponerme delante de una página en blanco a contar una de todas aquellas cosas que quiero escribir y no sé muy bien cómo.
Porque lo que sí tengo claro es que nada va a cambiar si no empiezo a escribir; nunca voy a expresarme como desearía(y como veo que hacéis algunos de vosotros) si no practico, si no fallo, si no caigo.
No prometo asiduidad, no lo hago ahora ni lo he hecho nunca. No prometo calidad, ni cantidad. Solo prometo venir aquí con pensamientos sinceros y con una expresión escrita de todo aquello que intente, aunque dudo que consiga, desmarañar de mis pensamientos.
Me da igual si la entrada tiene la extensión de El código Da Vinci, o si, como esta, no cuenta con más de tres párrafos.

Porque la verdad es que estoy aquí para la que escribe, no para los que leen. Lo siento y gracias.

2016

Viaje a Barcelona y OTRO resumen literario y audiovisual.

17:00

¡Hola, monigotes! ¿Qué tal os está yendo el verano?
Como ya os dije, yo estoy haciendo bastantes cosas y la mayoría de ellas me limitan el Internet -casi al cero- así que no he tenido mucho tiempo ni oportunidades de actualizar mi rincón.
Sin embargo, he sido inteligente y me he descargado películas y me he comprado libros para volcar un camión, así que mi cultura va aumentando como un termómetro de mercurio con esta caló que hase.

Me he ido de viaje a Barcelona. Y desde Segovia hay varios kilómetros: dos o tres. Como a veces tengo suerte y mis padres me hicieron con muchas ganas, no me mareo ni al leer ni al ver vídeos mientras voy en coche. Esto me ha permitido marcarme unos maratones de lectura y películas solo obstaculizados por la batería del portátil, así que tengo bastante que contar.

7 días, 6 películas y un libro. Allá vamos.

Lunes, 8 de Agosto.
El lunes salimos de mi pueblo a las 10 de la mañana. Mi amiga tenía una resaca del quince porque las fiestas de mi pueblo fueron el fin de semana, así que la mayor parte del día la pasé sola, acompañada por un padre-conductor silencioso, una madre roncadora y mi amiga haciendo las veces de cojín.
Ese día vi la película 500 días juntos, que si bien está muy valorada, a mí me pareció bastante mediocre(y me resultó bastante lenta y aburrida).
500 días juntos (2015),
de Marc Webb.

Esta historia se basa en Tom, un ingeniero que trabaja en una empresa que crea frases para postales, y que tiene un esquema romántico e idealizado del amor. Sin embargo, Summer no cree lo mismo.
Como bien dice la película: Esto no es una historia de chico conoce a chica... o más bien sí. Chico conoce a chica, chico se emociona, y ocurren cosas que no suelen ocurrir en las comedias románticas porque no tenían presupuesto para unicornios vomitando arcoíris.
El apartado técnico es muy coherente y original, la fotografía es bastante chula y los actores son bastante buenos; sin embargo, no me pareció nada del otro mundo.

Ese día paramos a comer en Calatayud, un sitio precioso que a mediodía carece de sombra -lo cual sufrimos en nuestras propias carnes- y me empaché a filetes maños. Después, debido a la falta de batería de mi portátil(lloremos), me pasé unas cinco horas seguidas leyendo porque mi amiga seguía durmiendo ininterrumpidamente, como si estuviera hibernando.
El libro que me estuve leyendo durante todas las vacaciones(y que acabé el Domingo, día 14) es El efecto matrimonio, de Graeme Simsion; segunda parte de El proyecto esposa, cuya reseña ya está disponible en mi blog, así como su ficha técnica en Goodreads.
Teniendo en cuenta que llegamos a las tantas, no hice mucho más este día más que llenarme de contenido literario y audiovisual. Lo que, por otra parte, no está nada mal.

Martes, 9 de Agosto.
El martes nos pasamos todo el día visitando Barcelona: La sagrada familia, la casa Batlló, Montjuic, el Tibidabo, el parque Güell(del cual mi amiga fotografió hasta la gravilla del suelo) y un largo etcétera.

La verdad es que he podido salvar pocas fotos para exponeros aquí porque 1) no soy yo mucho de fotos 2) No me gustaría enseñar mis pintas de guiri y mucho menos, las de mi amiga, por lo del consentimiento y esas cosas. Aquí van: 

Como curiosidad, me gustaría remarcar que un amigo nuestro, barcelonés de nacimiento, nos dijo: Barcelona es de Gaudí. Gaudí no es de Barcelona, sino al revés. Sin él, no seríamos nada. Solo deciros que estudia Historia del Arte.

El parón para comer lo realizamos en un wok, un buffet libre con una comida maravillosa. ¡Qué rico estaba el marisco!

Por la tarde seguimos con nuestra visita por la ciudad e hicimos la parada técnica en la Farmacia para comprarle una rodillera a mi amiga, que se lesionó en un campeonato; por la noche vimos un programa en catalán en la televisión, así que tampoco puedo hacer mucha reseña porque creo que entendí poco más de la mitad. Glups.

Miércoles, 10 de Agosto.
El miércoles fuimos a visitar el Monasterio de Monserrat, con unas vistas preciosas y un templo lleno de lámparas dignas del comedor de Hogwarts. 

Como guiño y para los amantes del fútbol, que creo que en este blog habrá pocos, una de las lámparas donadas al monasterio de Monserrat fue pagada por el Fútbol Club Barcelona en 1967. 

También nos dieron un montón de queso de cabra, oveja y vaca para probar, así como Pa de Figa(o pan de higo) que a mi amiga le fascinó y que a mí, sin embargo, me dio una sed de espanto. Si vierais las fotos...

Lo que más me gustó de este monasterio fue una figura de Jesucristo que estaba a la entrada, y que estaba esculpida en piedra de forma que, a medida que avanzabas, parecía que te seguía mirando. Increíble y precioso.
video


Jueves, 11 de Agosto.
El jueves, tras despedirnos de mi amigo, nos fuimos hacia Lloret del Mar, donde pasaríamos los días restantes hasta nuestra vuelta el Domingo.

An education (2009),
de Lone Scherfig.
Durante el viaje vimos An education, una película nominada a tres Óscars, y entiendo por qué.
Esta película nos cuenta la historia de Jenny, una adolescente británica cuya máxima -y única- aspiración en la vida es entrar en Oxford para estudiar filología inglesa y así conseguir un título, sin el cual, tanto ella como sus padres, creen que Jenny no vale nada. Sin embargo, un buen día conocerá a un hombre diecinueve años mayor que ella, Brit, que le hará conocer nuevas experiencias, lugares y sentimientos e incluso le hará plantearse cómo quiere vivir, con consecuencias inesperadas.

Esta película me gustó bastante, aunque no puedo decir lo mismo de mi amiga y compañera de viaje, que empatizó muchísimo con la protagonista y acabó casi tirándose de los pelos. Qué le vamos a hacer.

Viernes, 12 de Agosto.
No pretendíamos hacer mucho turismo, sino disfrutar de la relajación, el paisaje, el paseo marítimo infinito de esta ciudad y sus playas, así que pasamos el día tirados cual cangrejos al sol. Yo debajo de la sombrilla, porque tengo la piel más blanca que la leche y muy, muy sensible, pero qué le vamos a hacer.

Un punto fuerte de las playas de Lloret es que la arena no se pegaba para nada a la piel, algo que me horroriza del mar; el problema es que dolía en los pies, al ser arena gruesa. No obstante, nuestra estancia en Lloret del Mar fue placentera, divertida y relajante, y aproveché para ir a hacer snorkel con mi padre, algo que llevaba un par de años sin hacer y que disfruté muchísimo.


Por mi parte, hablé mucho más en inglés que en español, y si bien es cierto que no creo que ninguna de las personas que conocí se vaya a convertir en un amigo para toda la vida(como sí lo pienso del camino de Santiago), me reí y me divertí mucho con todos ellos y con mi amiga, con la cual he reforzado mucho el vínculo.

Sábado, 13 de Agosto.
El sábado dormimos fatal, puesto que dejamos la puerta al balcón abierta, así que decidimos pasar la mañana descansando y haciendo el gañán por el hotel. 

Ese día, a parte de visitar la playa por la tarde, vimos dos películas: Casino Royale, mi película favorita, y Her, una comedia romántica futurista.

Casino Royale (2006),
de Martin Campbell.
Casino Royale(2006) es la primera aparición del actor Daniel Craig como James Bond, iniciando su carrera como 007 de una manera brillante y dándole la vuelta a un personaje ya trillado y que forma parte del top de la cultura y la historia cinematográfica.
Como ya sabréis tras las versiones de 1954 y 1967, esta historia trata sobre James Bond, un agente del MI6 cuya misión es desmantelar un cártel terrorista mediante la caída de uno de sus jefes: Le chiffre. Esto le llevará a recorrer medio mundo en su búsqueda y persecución; entre cócteles, trajes a medida, mujeres de quita y pon y una gran partida de póquer en la que James se juega 10 millones del Arca del Estado para arruinar a Le chiffre y así destruir su empresa.
No me considero capacitada para criticar objetivamente mi película favorita, pero tiene una nota media bastante alta para considerarse un blockbuster destinado a las masas y a vender palomitas un domingo por la tarde(aunque para mí que no es solo eso). Os recomendaría fijaros en los diálogos entre Vesper y Bond, que harán las maravillas de vuestros cerebros si os gustan las conversaciones ácidas y llenas de sarcasmo. Para mí, un must-see.
Her (2015),
de Spike Jonze

Her es un filme que nos cuenta la historia de Theodore, un escritor de cartas para terceras personas, que tras su divorcio entabla una relación con un Sistema Operativo que cuenta con inteligencia artificial, primero en forma de amistad y después de forma romántica. 
Es una historia fresca con una fotografía memorable y un aspecto técnico muy bueno. Fue ganador de un óscar a mejor guión original, a mi parecer muy merecido, y trata una historia futurista que, sin embargo, puede trasladarse al presente si somos capaces de notar las similitudes y la crítica intrínseca. Muy recomendable y recomendada si os gustan las comedias románticas pero buscáis un poco más de lo que éstas pueden ofrecer.


Domingo, 14 de Agosto.
Este día me desperté mucho más desolada de lo que me esperaba, puesto que, aunque me gusta mucho viajar, siempre siento nostalgia de mi casa y sobre todo, de mi espacio personal; algo que no pude obtener teniendo en cuenta que compartía habitación con mi amiga, y pasé las 24 horas del día con ella. Sin embargo, tanto Lloret como Barcelona(en la cual ya había estado numerosas veces) me dejaron encandilada y casi tuvieron que sacarme a rastras del hotel tras el desayuno.

Durante la vuelta me acabé el libro que llevaba leyendo toda la semana y que ya he nombrado más arriba, y vimos dos películas: La chaqueta metálica, de Kubrick y The Diary of a Teenage Girl.

La chaqueta metálica (1987),
de Stanley Kubrick.
La chaqueta metálica es una crítica mordaz a la guerra y al militarismo centrado en la guerra de Vietnam y la intervención estadounidense en la misma.
Esta película se divide en dos partes: La primera, que ocupa más o menos la mitad del filme, narra la instrucción militar de un grupo de futuros marines de la armada estadounidense. En esta primera parte se realiza una crítica de la estructura, jerarquía y funcionamiento del ejército, dando lugar a una crítica antibelicista explícita y con mucha fuerza, que se ve duramente reforzada con el magnífico y apoteósico final. La segunda parte se sitúa en la misma Vietnam, y se centra en "el Bufón", uno de los militares instruidos en la primera parte de la película; dando lugar a una segunda parte de guerras, disparos y un grandioso falso documental que deja un mensaje claro: La guerra mata.
Fantástica, pero aún así infravalorada por la maestría de la obra más famosa de Kubrick: La naranja mecánica. Recomendadíiiisima.



The Diary of a Teenage Girl  es una película de 2015 basada en una novela de Phoebe Gloeckner en la cual Minnie, una chica de 15 años, narra a una grabadora de cassettes sus aventuras y su crecimiento de la adolescencia a una supuesta madurez. Durante la película, Minnie se acuesta con el novio de su madre, descubre que quiere ser dibujante de cómics, mantiene relaciones sexuales con varios hombres y prueba las drogas, llevándonos consigo en su viaje por la adolescencia y la Inglaterra de los 70 de la psicodelia y los paraísos artificiales.
Una película que trata el sexo de una forma libre, sin tabúes, sin convenciones y sin dramatismos. No incita, no hiere, no adoctrina y no enseña, solo te descubre la experiencia de Minnie de una forma magnífica.

A destacar, los fragmentos de cómics animados dibujados por Minnie, que sin embargo son escasos a partir de la mitad de la historia, así como el resto de subtramas que se ven engullidas por el drama familiar entre Minnie, su madre y el novio de ésta.


Espero que os haya gustado esta entrada y que no os haya parecido confusa la mezcla entre crónicas del viaje y reseñas audiovisuales.
Me gustaría que me dijéseis por los comentarios qué os parece, si os gusta o si preferís las entradas por separado; y también si mis entradas os resultan excesivamente largas.

Por otra parte, comentaros que ya me estoy documentando para la entrada sobre el alcohol y su relación con el daño neuronal y creo que dará lugar a una entrada muy interesante que, sin embargo, tardará en llegar.

¿Cual es la última película que habéis visto?¿Y el último libro que habéis leído? Qué me decís, ¿os llama la atención alguna de mis lecturas y/o películas?


CORDIALES SALUDOS, ELEFANTITOS.

2016

Viaje a Barcelona y OTRO resumen literario y audiovisual.

17:00

¡Hola, monigotes! ¿Qué tal os está yendo el verano?
Como ya os dije, yo estoy haciendo bastantes cosas y la mayoría de ellas me limitan el Internet -casi al cero- así que no he tenido mucho tiempo ni oportunidades de actualizar mi rincón.
Sin embargo, he sido inteligente y me he descargado películas y me he comprado libros para volcar un camión, así que mi cultura va aumentando como un termómetro de mercurio con esta caló que hase.

Me he ido de viaje a Barcelona. Y desde Segovia hay varios kilómetros: dos o tres. Como a veces tengo suerte y mis padres me hicieron con muchas ganas, no me mareo ni al leer ni al ver vídeos mientras voy en coche. Esto me ha permitido marcarme unos maratones de lectura y películas solo obstaculizados por la batería del portátil, así que tengo bastante que contar.

7 días, 6 películas y un libro. Allá vamos.

Lunes, 8 de Agosto.
El lunes salimos de mi pueblo a las 10 de la mañana. Mi amiga tenía una resaca del quince porque las fiestas de mi pueblo fueron el fin de semana, así que la mayor parte del día la pasé sola, acompañada por un padre-conductor silencioso, una madre roncadora y mi amiga haciendo las veces de cojín.
Ese día vi la película 500 días juntos, que si bien está muy valorada, a mí me pareció bastante mediocre(y me resultó bastante lenta y aburrida).
500 días juntos (2015),
de Marc Webb.

Esta historia se basa en Tom, un ingeniero que trabaja en una empresa que crea frases para postales, y que tiene un esquema romántico e idealizado del amor. Sin embargo, Summer no cree lo mismo.
Como bien dice la película: Esto no es una historia de chico conoce a chica... o más bien sí. Chico conoce a chica, chico se emociona, y ocurren cosas que no suelen ocurrir en las comedias románticas porque no tenían presupuesto para unicornios vomitando arcoíris.
El apartado técnico es muy coherente y original, la fotografía es bastante chula y los actores son bastante buenos; sin embargo, no me pareció nada del otro mundo.

Ese día paramos a comer en Calatayud, un sitio precioso que a mediodía carece de sombra -lo cual sufrimos en nuestras propias carnes- y me empaché a filetes maños. Después, debido a la falta de batería de mi portátil(lloremos), me pasé unas cinco horas seguidas leyendo porque mi amiga seguía durmiendo ininterrumpidamente, como si estuviera hibernando.
El libro que me estuve leyendo durante todas las vacaciones(y que acabé el Domingo, día 14) es El efecto matrimonio, de Graeme Simsion; segunda parte de El proyecto esposa, cuya reseña ya está disponible en mi blog, así como su ficha técnica en Goodreads.
Teniendo en cuenta que llegamos a las tantas, no hice mucho más este día más que llenarme de contenido literario y audiovisual. Lo que, por otra parte, no está nada mal.

Martes, 9 de Agosto.
El martes nos pasamos todo el día visitando Barcelona: La sagrada familia, la casa Batlló, Montjuic, el Tibidabo, el parque Güell(del cual mi amiga fotografió hasta la gravilla del suelo) y un largo etcétera.

La verdad es que he podido salvar pocas fotos para exponeros aquí porque 1) no soy yo mucho de fotos 2) No me gustaría enseñar mis pintas de guiri y mucho menos, las de mi amiga, por lo del consentimiento y esas cosas. Aquí van: 

Como curiosidad, me gustaría remarcar que un amigo nuestro, barcelonés de nacimiento, nos dijo: Barcelona es de Gaudí. Gaudí no es de Barcelona, sino al revés. Sin él, no seríamos nada. Solo deciros que estudia Historia del Arte.

El parón para comer lo realizamos en un wok, un buffet libre con una comida maravillosa. ¡Qué rico estaba el marisco!

Por la tarde seguimos con nuestra visita por la ciudad e hicimos la parada técnica en la Farmacia para comprarle una rodillera a mi amiga, que se lesionó en un campeonato; por la noche vimos un programa en catalán en la televisión, así que tampoco puedo hacer mucha reseña porque creo que entendí poco más de la mitad. Glups.

Miércoles, 10 de Agosto.
El miércoles fuimos a visitar el Monasterio de Monserrat, con unas vistas preciosas y un templo lleno de lámparas dignas del comedor de Hogwarts. 

Como guiño y para los amantes del fútbol, que creo que en este blog habrá pocos, una de las lámparas donadas al monasterio de Monserrat fue pagada por el Fútbol Club Barcelona en 1967. 

También nos dieron un montón de queso de cabra, oveja y vaca para probar, así como Pa de Figa(o pan de higo) que a mi amiga le fascinó y que a mí, sin embargo, me dio una sed de espanto. Si vierais las fotos...

Lo que más me gustó de este monasterio fue una figura de Jesucristo que estaba a la entrada, y que estaba esculpida en piedra de forma que, a medida que avanzabas, parecía que te seguía mirando. Increíble y precioso.
video


Jueves, 11 de Agosto.
El jueves, tras despedirnos de mi amigo, nos fuimos hacia Lloret del Mar, donde pasaríamos los días restantes hasta nuestra vuelta el Domingo.

An education (2009),
de Lone Scherfig.
Durante el viaje vimos An education, una película nominada a tres Óscars, y entiendo por qué.
Esta película nos cuenta la historia de Jenny, una adolescente británica cuya máxima -y única- aspiración en la vida es entrar en Oxford para estudiar filología inglesa y así conseguir un título, sin el cual, tanto ella como sus padres, creen que Jenny no vale nada. Sin embargo, un buen día conocerá a un hombre diecinueve años mayor que ella, Brit, que le hará conocer nuevas experiencias, lugares y sentimientos e incluso le hará plantearse cómo quiere vivir, con consecuencias inesperadas.

Esta película me gustó bastante, aunque no puedo decir lo mismo de mi amiga y compañera de viaje, que empatizó muchísimo con la protagonista y acabó casi tirándose de los pelos. Qué le vamos a hacer.

Viernes, 12 de Agosto.
No pretendíamos hacer mucho turismo, sino disfrutar de la relajación, el paisaje, el paseo marítimo infinito de esta ciudad y sus playas, así que pasamos el día tirados cual cangrejos al sol. Yo debajo de la sombrilla, porque tengo la piel más blanca que la leche y muy, muy sensible, pero qué le vamos a hacer.

Un punto fuerte de las playas de Lloret es que la arena no se pegaba para nada a la piel, algo que me horroriza del mar; el problema es que dolía en los pies, al ser arena gruesa. No obstante, nuestra estancia en Lloret del Mar fue placentera, divertida y relajante, y aproveché para ir a hacer snorkel con mi padre, algo que llevaba un par de años sin hacer y que disfruté muchísimo.


Por mi parte, hablé mucho más en inglés que en español, y si bien es cierto que no creo que ninguna de las personas que conocí se vaya a convertir en un amigo para toda la vida(como sí lo pienso del camino de Santiago), me reí y me divertí mucho con todos ellos y con mi amiga, con la cual he reforzado mucho el vínculo.

Sábado, 13 de Agosto.
El sábado dormimos fatal, puesto que dejamos la puerta al balcón abierta, así que decidimos pasar la mañana descansando y haciendo el gañán por el hotel. 

Ese día, a parte de visitar la playa por la tarde, vimos dos películas: Casino Royale, mi película favorita, y Her, una comedia romántica futurista.

Casino Royale (2006),
de Martin Campbell.
Casino Royale(2006) es la primera aparición del actor Daniel Craig como James Bond, iniciando su carrera como 007 de una manera brillante y dándole la vuelta a un personaje ya trillado y que forma parte del top de la cultura y la historia cinematográfica.
Como ya sabréis tras las versiones de 1954 y 1967, esta historia trata sobre James Bond, un agente del MI6 cuya misión es desmantelar un cartel terrorista mediante la caída de uno de sus jefes: Le chiffre. Esto le llevará a recorrer medio mundo en su búsqueda y persecución; entre cócteles, trajes a medida, mujeres de quita y pon y una gran partida de póquer en la que James se juega 10 millones del Arca del Estado para arruinar a Le chiffre y así destruir su empresa.
No me considero capacitada para criticar objetivamente mi película favorita, pero tiene una nota media bastante alta para considerarse un blockbuster destinado a las masas y a vender palomitas un domingo por la tarde(aunque para mí que no es solo eso). Os recomendaría fijaros en los diálogos entre Vesper y Bond, que harán las maravillas de vuestros cerebros si os gustan las conversaciones ácidas y llenas de sarcasmo. Para mí, un must-see.
Her (2015),
de Spike Jonze

Her es un filme que nos cuenta la historia de Theodore, un escritor de cartas para terceras personas, que tras su divorcio entabla una relación con un Sistema Operativo que cuenta con inteligencia artificial, primero en forma de amistad y después de forma romántica. 
Es una historia fresca con una fotografía memorable y un aspecto técnico muy bueno. Fue ganador de un óscar a mejor guión original, a mi parecer muy merecido, y trata una historia futurista que, sin embargo, puede trasladarse al presente si somos capaces de notar las similitudes y la crítica intrínseca. Muy recomendable y recomendada si os gustan las comedias románticas pero buscáis un poco más de lo que éstas pueden ofrecer.


Domingo, 14 de Agosto.
Este día me desperté mucho más desolada de lo que me esperaba, puesto que, aunque me gusta mucho viajar, siempre siento nostalgia de mi casa y sobre todo, de mi espacio personal; algo que no pude obtener teniendo en cuenta que compartía habitación con mi amiga, y pasé 24 horas con ella. Sin embargo, tanto Lloret como Barcelona(en la cual ya había estado numerosas veces) me dejaron encandilada y casi tuvieron que sacarme a rastras del hotel tras el desayuno.

Durante la vuelta me acabé el libro que llevaba leyendo toda la semana y que ya he nombrado más arriba, y vimos dos películas: La chaqueta metálica, de Kubrick y The Diary of a Teenage Girl.

La chaqueta metálica (1987),
de Stanley Kubrick.
La chaqueta metálica es una crítica mordaz a la guerra y al militarismo centrado en la guerra de Vietnam y la intervención estadounidense en la misma.
Esta película se divide en dos partes: La primera, que ocupa más o menos la mitad del filme, narra la instrucción militar de un grupo de futuros marines de la armada estadounidense. En esta primera parte se realiza una crítica de la estructura, jerarquía y funcionamiento del ejército, dando lugar a una crítica antibelicista explícita y con mucha fuerza, que se ve duramente reforzada con el magnífico y apoteósico final. La segunda parte se sitúa en la misma Vietnam, y se centra en "el Bufón", uno de los militares instruidos en la primera parte de la película; dando lugar a una segunda parte de guerras, disparos y un grandioso falso documental que deja un mensaje claro: La guerra mata.
Fantástica, pero aún así infravalorada por la maestría de la obra más famosa de Kubrick: La naranja mecánica. Recomendadíiiisima.



The Diary of a Teenage Girl  es una película de 2015 basada en una novela de Phoebe Gloeckner en la cual Minnie, una chica de 15 años, narra a una grabadora de cassettes sus aventuras y su crecimiento de la adolescencia a una supuesta madurez. Durante la película, Minnie se acuesta con el novio de su madre, descubre que quiere ser dibujante de cómics, mantiene relaciones sexuales con varios hombres y prueba las drogas, llevándonos consigo en su viaje por la adolescencia y la Inglaterra de los 70 de la psicodelia y los paraísos artificiales.
Una película que trata el sexo de una forma libre, sin tabúes, sin convenciones y sin dramatismos. No incita, no hiere, no adoctrina y no enseña, solo te descubre la experiencia de Minnie de una forma magnífica.

A destacar, los fragmentos de cómics animados dibujados por Minnie, que sin embargo son escasos a partir de la mitad de la historia, así como el resto de subtramas que se ven engullidas por el drama familiar entre Minnie, su madre y el novio de ésta.


Espero que os haya gustado esta entrada y que no os haya parecido confusa la mezcla entre crónicas del viaje y reseñas audiovisuales.
Me gustaría que me dijéseis por los comentarios qué os parece, si os gusta o si preferís las entradas por separado; y también si mis entradas os resultan excesivamente largas.

Por otra parte, comentaros que ya me estoy documentando para la entrada sobre el alcohol y su relación con el daño neuronal y creo que dará lugar a una entrada muy interesate que, sin embargo, tardará en llegar.

¿Cual es la última película que habéis visto?¿Y el último libro que habéis leído? Qué me decís, ¿os llama la atención alguna de mis lecturas y/o películas?


CORDIALES SALUDOS, ELEFANTITOS.