2016

Reseñas en manada. Enero 2016.

17:00

¡Hola chipirifláuticos!¿Qué tal os ha ido la semana?
Como veis, llevo algunos días sin actualizar el blog y es porque tengo los exámenes a la vuelta de la esquina y nada de tiempo libre.

Este principio de año decidí que haría una reseña de cada lectura que realizase, para tener actualizado este blog y poblarlo de pequeñas opiniones, que al fin y al cabo es lo que se busca aquí. El caso es que, como ya habréis visto, no lo he hecho.
Por motivos obvios de tiempo y de no querer petar el blog/ir a destiempo, he decidido hacer un wrap up, pero diferente. 

Es una serie de minirreseñas, ordenadas cronológicamente, de los libros que he leído durante este Enero. Espero que os gusten.

La cúpula, de Stephen King; historias minúsculas, de Bettie Pathway; Persépolis, de Marjane Sartrapi; The secret agent and Lord Jim, de Joseph Conrad; Holes, de Louis Sachar; Noches sin dormir, de Elvira Lindo; Apocalipsis Z, de Manel Loureiro.


**************

La cúpula, de Stephen King. Parte I.

Como acabáis de leer aquí arriba, solamente he leído una de las dos partes en las que se divide la novela. El problema es que yo, en su momento, no lo sabía.
Escuché este audiolibro pensando que sería la obra completa y cuando acabaron los archivos de audio me quedé pillada, sin saber qué hacer porque no me podía creer que nada se resolviera.
Por supuesto, no es así, sino que continúa. Voy a hacer un análisis somero de cómo va por ahora, ya que no puedo hacer más.

Sinopsis. 

Un día la ciudad de Chester’s Mill queda inexplicable y repentinamente aislada del resto del mundo por un campo de fuerza invisible. Los accidentes se suceden y la gente corre sin rumbo por el pueblo vecino al verse separada de sus familias. Nadie consigue comprender cuál es la naturaleza de la barrera, ni su procedencia. Dale Barbara, un veterano de guerra reconvertido en cocinero; Julia Shumway, la directora del periódico local; y un grupo de patinadores adolescentes lucharán para descubrir el misterio de la cúpula.

Opinión personal.

Tengo sentimientos encontrados con esta novela. 
Es potente y simple en la idea, pero la trama no deja de ser compleja. Está narrada de manera que hay un narrador omnisciente y muchas subtramas, cada una de ellas protagonizada por un personaje, que al final acaban entrelazándose(o, mejor dicho, entrechocando como trenes y montando una escaramuza).

Es bastante maniqueísta: con malos muy malos y buenos demasiado buenos, cosa que a mí particularmente no me gusta; pero todo se arregla con unos personajes bien construidos, con un trasfondo y un pasado que los hace como son, y con un montón de interacción entre ellos real como la vida misma. Un detalle que le baja unas milésimas(pero creo que es cosa de mi memoria de pez) es que hay tantos personajes que acabas perdiéndote y no sabes quién es quién.

2016

Bookhaul #1: Adquisiciones ENERO 2016. + SORPRESA.

21:28


¡Hola de nuevo, telarañas! 

Hoy estoy súper feliz debido a la sorpresita que me ha llegado y que ya os comenté ayer, así que preparaos porque vienen curvas. Si os quejasteis del post de ayer...


Antes de nada, este mi primer bookhaul, In my mailbox, nuevas adquisiciones o como queráis llamarlo. 

No sé si este formato va a funcionar en mi blog, por varias razones:
Primero, porque no suelo leer en físico. El ereader es imprescindible para una persona como yo, que se tira todo el día de acá pa'llá y que aprovecha cada rato libre para leer una página en vez de usar el móvil.
Segundo, porque no me gustan las ediciones bonitas. Bueno... a ver si nos entendemos. Me refiero a que los libros que suelo comprar en físico son tapa blanda y bolsillo principalmente, tengo pocas excepciones con una estética cuidada o con ediciones de coleccionista. No soy una persona que se fije mucho en el exterior de los libros y pues enseñaros libros de segunda mano, feos o hechos un guiñapo después de mi lectura, no es plan.
(Lo de hechos un guiñapo no es porque no los cuide, sino porque es irremediable que sufran daños si los llevas a todas partes.)





2016

El post tonto de la semana. Volumen I.

21:05

¡Hola de nuevo!

Hoy vengo cargada de noticias y ganas, así que espero que estéis sentados porque se avecina entrada larga. Viene con un poco de todo: Noticias, lecturas y Reflexiones. ¡Menudo mix!
Bueno, será mejor que empecemos.

Estaba yo leyendo a Polly, del blog Pluma, espada y varita, cuando he leído su última entrada, que hablaba de que ella nunca se había reconocido como una seguidora de la ciencia ficción.
Yo, hasta hace diez minutos que lo he buscado, ni siquiera sabía cual era la definición concreta ni los límites que marcaba la Ciencia Ficción, y rememorando me he descubierto diciendo más de una vez que "yo no leía ni veía Ciencia Ficción". Menuda mentira más gorda. Y gigante gilipollez, además.

Nota: Que haya buscado los límites y definición de la Ciencia Ficción no significa que me los vaya a tomar en serio o que me importen lo más mínimo. De hecho, si me lo preguntas mañana puede que ni lo recuerde.

Soy una fan moderada de la saga Star Wars(perdonad, pero en español me suena cutrísimo), sigo con Star Trek a la carga, soy una fangirl loca de Doctor Who y una seguidora fiel de la serie Los 100, y como habéis visto en esta entrada, también amé Starship Troopers, aunque no sepa cómo definirla ni si entra en esta categoría. Y eso solo de los que me acuerde.
En literatura aún más: he leído varios libros de Isaac Asimov, de Ernest Cline, de Úrsula K. Leguin y un largo etcétera. Y ni siquiera sabía que eran ciencia ficción hasta ahora. Ole yo, eh.

Con esto llegamos a mi pregunta y al tema que nos atañe: ¿Qué más da? No considero que mis gustos hayan cambiado, pero no veo necesario lo de ser definidos con etiquetas(a pesar de lo que dije en mi primera entrada de la importancia de estas). 
A ver, entendámonos: no me importa que se me defina como una amante de la literatura realista y contemporánea(por ejemplo); de hecho, me encanta. El problema radica en que eso no ha de limitarme, no ha de prohibirme debido a cuestiones morales, éticas, sociales o lo que sean el leer Ciencia ficción y estar predestinado a odiarla, al igual que no hace que vaya a odiar la literatura LGTB(que por cierto, me parece un poco bobada que necesiten una categoría a parte, pues es romántica de toa la laif, pero bueno), la juvenil o la New Adult. 
Dejémonos de tonterías y de aislarnos en nuestros propios miedos un género, pues lo poco gusta y lo mucho cansa, y en el variar está la virtud

Recuerdo que hace un par de años, como era lo que me tocaba, me puse como una loca a leer juvenil. Ahí, on fire. Y ahora me digo, ¿pero por qué?
Yo disfrutaba de la literatura juvenil como la que más, y lo sigo haciendo, pero al haber estado toda mi vida leyendo lo que me llamaba sin ningún tipo de criterio debido al género, acabé ahogándome en mi propia autoflagelación y encarcelamiento en el género que se supone que estaba destinado a mi edad. Qué mal.
Recuerdo, también, que fue el primer(y último, por ahora) parón lector que tuve. No es que no pudiese leer, es que, al igual que me ha pasado con All the Bright Places, me estrujé la vida para que me gustase y me apeteciese leerlo. Pero no puedes obligarte a que te apetezca algo. Hemos de ser sinceros, aunque solo sea con nosotros mismos.
Así que hice lo mejor que podía hacer: Dejar de leer, despejarme, y volver a este mundo de aventuras y cuentos de hadas con energías renovadas y dispuesta a no dejarme avasallar por convenios sociales de "tú lees esto, yo aquello".

Y aquí ando yo este año 2016 con historias minúsculas(antología), La cúpula(terror o suspense), Estudio en Escarlata(novela negra o policíaca, ni idea), Holes(juvenil y aprendizaje de idiomas) y con mi actual lectura: Persépolis(cómic histórico or whatever) en las espaldas y con todos los que me quedan por sumar. 
Ya veis, no he repetido género siquiera. Pero lo mejor no es eso, que al fin y al cabo es mera casualidad. La cosa es: Ni siquiera me había parado a mirarlo. De hecho, puede que me haya confundido al clasificar alguno, me la suda.

He vivido toda mi vida disfrutando de las letras y de las historias sin tener que guardarlas en una caja específica, solo considerándolas como "novelas que me gustan" y "novelas que no me gustan".

Entiendo que para una biblioteca, para una organización, para un editor o incluso para lectores con las ideas claras sobre su próxima lectura y/o gustos permanentes muy definidos, esto venga bien; pero para mí no funciona. A partir de ahora me proclamo contraria a las clasificaciones de géneros literarios. Ni siquiera me voy a molestar en buscar qué estilo son cuando haga reseñas. A mí no me aporta nada y pues, muchachxs, es mi blog. Además, creo que no es necesario. Al fin y al cabo, entendidos de eso son solo a quienes les interesa.

Me he puesto un poco intensa ahí arriba, ya ves *se coloca el pelo y se limpia el sudor de la frente*. Mejor cambiamos de tema, aunque no mucho.

Esta mañana he cometido el terrible error de no meter un libro en mi mochila. En principio no pasaba nada porque no iba a tener tiempo; hoy mi agenda estaba a tope. Y aunque siempre lo hago aunque sea para pasear el libro, hoy no. Como Murphy siempre tiene razón, he tenido una hora libre para hacer lo que me apeteciese, y a pesar de tener que estudiar, sabía que con gente semichillando a mi alrededor no iba a cobrar resultado, así que he pedido a una compañera, la cual sí que puede estudiar con energúmenos a su lado(imagináos, si me tiene a mí como compañera) y me ha prestado el libro que se estaba leyendo: Wonder, de J.R Palacios.
Me he leído 67 páginas y jo, me he aburrido un montón. ¿Por qué?

Pues bien. Me trataba como a un lector tonto.

A ver, entiendo que la dificultad no puede ser máxima puesto que es un libro juvenil; pero jo, en principio los adolescentes no son(¿somos?) bobos. A mí, al menos, me gusta tener algo en lo que apoyarme pero sin que me den todo mascado. Me gusta no saber qué va a pasar en la siguiente página, pues, ¿qué gracia tiene si no?

Pero bueno, ha sido salvable, ahí andaba Darth Sirius(sí, lol) para hacerme sacar una sonrisilla friki-cómplice que lo ha compensado. 
Me he sentido mucho más geek que de costumbre, si he de seros sincera.


Y con esto del frikismo, que parece que ahora está de moda, llega el tercer tema del día: ¿Cómo me defino a mi misma?
Como dije en #REDISEÑANDO, un día no muy lejano en el pasado me senté frente a uno de mis múltiples cuadernillos de ideas para poner por escrito qué quería hacer de mí misma y de mis proyectos.
No creo que os sorprenda, pero no saqué nada en claro. Ni yo misma me conozco.
Como también os dije en mi Carta a los Reyes(paso de spamear más que soy muy pesada), todo el mundo me define como una persona difícil de regalar. Pero no solo es eso, sino que poca gente-sino nadie- me conoce.
No tengo un fanatismo absoluto por nada, excepto escasas excepciones como los elefantes -que sé que no se nota-, James Bond y Doctor Who, y tampoco suelo fangirlear en público respecto a ello. 
Esto lleva a que la gente no sepa qué esperarse o de qué hablar conmigo, puesto que no soy la alegría de la huerta si no me sacas una conversación que me interese. Y cuando sacas una conversación que me interese me pongo como una loca a contarte cosas que no te interesan, como aquí, así que...

Tampoco tengo un estilo definido en cuanto a ropa se refiere. Cada día me pongo una cosa diferente, de un estilo diferente. Eso sí, soy muy fan de las camisetas con frases graciosas, ingeniosas o ultrabordes.

Siento la #fototetas, pero me apetecía enseñárosla y con el fresco que hace en Segovia quitársela tampoco era una buena opción.

Luego, estaba con media hora libre en mi ocupada y a la vez vacía vida de procrastinadora y con un par de rotuladores negros y dos bolígrafos(verde y rojo, ¿quién da más?) hice este marcapáginas a partir de uno muy requetefeo de una librería en la que me trataron fatal la última vez que fui y que paso de volver. 
En Segovia, al lado de la parada de los autobuses, si te esfuerzas puedes verlo en la rosa de abajo del marcapáginas *cof cof*.

En principio puse mi nombre porque vi una Q salvaje y pues quise aproveharla, hacer acopio de egolatría y plasmarla en mi miniobrita de arte.
Luego, al querer compartirla con vosotros, con un súbito miedo por desvelar mi nombre(?) decidí taparlo con un post-it y una cita de un libro, pero al final dije "Pa' qué" y lo publiqué tal cual en mi Instagram(mierda, dije que no más spam), así que si queréis saber mi nombre os pasáis y tal.



Y ahora, como último tema anterior a la gran noticia, os cuento mi paranoia de ayer.
Hablando por un grupo de whatsapp, Mara de Cobertizo Literario(que me dijo en su bonita lengua madre que era mu' guapa) dijo que tenía que leerse el Quijote y que no avanzaba, que ella leía muy despacio.


Yo, como procrastinadora profesional y mejor ayudadora sin tener ni idea al respecto, me puse a cotillear(con Google Schoollar, no se vaya a pensar nadie que no soy fiable) y acabé mandándola un test sobre lectura rápida por si subvocalizaba. Salía que no.
Pero ya me dio un poco de cosiña, en plan: "No vaya a ser que subvocalice" porque no entendía la definición de escuchar lo que lees en tu mente, así que nu sé.
Mi resultado fue 342 palabras por minuto. El resultado a mi subvocalización era negativo y a mi nivel de lectura medio. Me doy con un cantito en los dientes. :D


También os adjunto, ya sí que sí como final, el regalo que le hice a mi padre por Navidades(que soy un Papá Noel muy apuesto) y que acabó ayer. La cosa es que también empezó ayer... Aish. El #papafante también es un ansias.

Puzzle 3D de la Sagrada Familia(BCN),
un retazo de librería detrás y Moose
acompañando como si de un Godzilla se tratase.
Vasos de chupito de Amsterdam y Venecia.

2016

Libros que quiero tener en mis estanterías.

21:10

¡Hola de nuevo!

Ayer, a base de mirar y remirar Amazon a ver si por casualidad el Kindle Voyage bajaba de precio por arte de magia, me descrubrí sin darme cuenta añadiendo libros a una wishlist infinita que ya no da más de sí(y no tiene sentido alguno desde hace meses)
Mi respuesta inmediata, pues tengo un poco de trastorno obsesivo-compulsivo (general, pero en lo que toca a lo digital se extremiza), ha sido ponerme a eliminar libros que ni siquiera tenía ganas de leer(que eran muchos más de lo que pensaba).


Como resultado han quedado cuarenta y un libros, de los cuales he escogido quince, los que más me apetece estrujar, garabatear, leer y oler en formato físico(pues soy una ilegal y mi ereader siempre está on fire. O al menos cuando tenía.) Por cierto, no van en órden de preferencia.

El único que es EL FAVORITÍSIMO es el último, pero tendréis que leer la entrada entera para saber cual es. Prometo que os encantará.


Música para feos, de Lorenzo Silva.


No sé cómo llegó este título a mi wishlist, ni siquiera creo haber oído hablar de él antes. Si me suena es solo porque fue uno de los primeros en ser añadidos a mi lista inservible de Amazon. Eso sí, no sé si es el título, la sinopsis, o que lleva mucho tiempo en mi lista de deseos, pero sigo teniéndole ganas a pesar de que no es el estilo que suelo leer y que hasta esta tarde ni siquiera me había leído la reseña. Puede que el título impacte muchísimo a primera vista; lo mismo es la portada; o puede que en el momento de añadirlo necesitase una terapia de esas que suelo hacer de ir a una librería y coger el primer libro que me llama sin mirar siquiera la sinopsis, quién sabe. 
La cuestión es que la portada siempre me ha encantado y quiero saber qué le ha pasado a ella para estar así. Sí, la chica de la portada. Me crea mucha curiosidad.

Pd. La sinopsis tampoco pinta mal ;)


La campana de Cristal, de Sylvia Plath.


Me han hablado de ella muy bien. (No solo de la novela, sino de la autora.) No soy muy admiradora de la poesía, como he dicho anteriormente(espero no me matéis por esto), pero según he oído en todos y cada uno de los lugares en los que he asomado la cabeza, es una escritora maravillosa.


No obstante, eso no es lo raro: lo curioso es que me han hablado de ella muchas personas sin conexión entre sí, y todas bien, recomendándomela efusivamente. Gente fuera del mundo de Booktube o Blogger. Incluso gente fuera del mundo de Internet, si me apuras.

Y, para qué mentir, me encanta la edición.




La Tormenta(LGDL#1), de Jay Kristoff.


Llevo varios años queriendo leer esta novela, pero me llama tanto la atención la portada que me he empeñado en leerla en físico y aquí sigo, esperando y leyendo libros mientras tanto.
También he de decir que soy una fiel admiradora de la estética oriental y esta portada enciende mi corazoncito a niveles máximos.

Me echa un poco para atrás que sea una trilogía, si he de ser sincera. Soy una persona muy despistada y suelo dejar las sagas a la mitad, bien porque no me llama suficientemente la atención la tram o bien porque dejo pasar mucho tiempo entre libro y libro, se me olvida y pues no voy a leer la primera parte de nuevo porque HAY DEMASIADOS LIBROS.

Aún así, apuntadísimo.


Luces de Bohemia, de Valle Inclán.

Hay veces que me siento tonta, pero después descubro que no he leído casi ningún clásico de la literatura española(con lo que me gustan) y lo confirmo.

Desde cuarto de la ESO llevo queriendo leer este libro y sigo sin animarme.
¿Por qué? Pues creo que la razón principal es que la ambientación deprimente, triste y oscura de esta novela puede ser demasiado para mi sensibilidad emocional.
No soy muy de llorar con las historias, pero sí que es cierto que lo que pase o cómo esté ambientada dicha obra influye mucho en mi forma de ver la vida durante el transcurso de la lectura. Más llanamente, que si el libro es triste me deprimo.

Luces de Bohemia no es una buena obra para leer si eres como yo. Pero aún así es imprescindible. Y con lo bonita que es la portada, más.


American Gods, de Neil Gaiman.



Voy a dejaros reflexionar antes de matarme, porque sé que vais a arrepentiros. Aún no he leído nada de Neil Gaiman. (Ni de Stephen hasta este año, ni de Sylvia Plath, ni de muchos autores que son imprescindibles; parece que me he escondido bajo una piedra los últimos diez años).

Creo que esta es una buena novela para empezar. Es bonita, no es infantil(lo cual suele echarme para atrás), la sinopsis suena muy muy interesante y sobre todo, el título es muy imponente.

Este año cae(espero).







El Guardián entre el Centeno, de J.D. Salinger.


Siempre me han llamado la atención los libros prohibidos, pero de este nunca había tenido constancia hasta hace un par de años, aunque fuese archiconocido. 

Tomaron al protagonista como un agitador de masas y se trataron en la obra temas como el alcohol, el tabaco y las drogas. 
¿Qué puede ser mejor que eso para romper tabúes? 

Curioso, con una sinopsis que atrapa... y la portada es preciosa. ¿Sí, o qué? 

Además, tiene sus propios tributos musicales, como Catcher in the Rye de Guns n' Roses; Get it Right, de The Offspring e incluso 6 minutes de ¡los Jonas Brothers! (Fui muy fan de los Jonas Brothers en mi jóven adolescencia, no voy a negar nada).


Love letters of Great Men, de Ursula Doyle.


Primero, la portada es preciosa. Puede que un poco más cursi de la cuenta, pero preciosa al fin y al cabo.

Es una antología epistolar de mano de personajes famosos de toda la Historia y de diferentes ámbitos, como son Mozart, Flaubert, Lord Byron, Beethoven e incluso Charles Darwin(La evolución de las Especies).
No podía resistirme a indagar en vidas ajenas y mucho menos si dichas vidas estaban narradas de forma epistolar, de puño y letra de los autores, compositores, monarcas, científicos, etcétera, más famosos de la Historia.
Qué voy a hacer si soy una romántica a la cual una carta escrita a mano y mandada por correo postal la enamora.

Pd. Si vosotros sois capaces de encontrar a la venta este libro con la edición azul con flores os la recomiendo; es mucho más bonita.

Historia de la Vida del Buscón, de Quevedo.

Yo y Quevedo, amándonos(amándole yo) desde siempre y para siempre. He tomado como ley que todo lo que escriba es bueno, no hay más.
Me da igual si habla sobre política, sobre temas escatológicos, sobre la nariz de Góngora o sobre unicornios.
Es por el sentirme realizada gracias a las maravillas que ha creado este país y decir: Ay, que soy oriunda suya. (Aunque no haya más en común, ni mucho menos el talento).

Soy muy fan. Si este señor Quevedo fuese de nuestra época apuesto lo que sea a que sus libros serían más vendidos que los de Stephen King, y que si hiciese monólogos Leo Harlem quedaría a la altura del betún(o quien sabe, esta España...)

En fin. APUNTADO. ¡¡¡¡¡APUNTADO!!!!!


Maus, de Art Spiegelman.


No sé cuántos premios habrá ganado ya este cómic pero las ganas que le tengo seguro que lo superan.

Está basado en una historia real y muchas opiniones que he leído sostienen que es un libro de llorar o al menos quedarse a las puertas. 



Puede que no sea lo que refleja la portada, pero me da la sensación(sin tener ni idea) de que va a ser este tipo de historias que me gustan, tratada de la forma que me parece la correcta: Críticamente, sin menospreciar el pasado ni el dolor que supuso y supone, pero no maximizándolo todo. Es decir, siendo coherentes y no rayando en el victimismo para conmocionar.



A veces no es necesario; a veces la realidad supera por mucho la ficción.




To kill a mockingbird, de Harper Lee.



Lo conozco como "el del premio Pulitzer". 
Había visto mil millones de libros con el premio Pulitzer, e incluso había visto en las fajas de los libros un montón de veces ese galardón otorgado a libros que me llamaban o que no, no es el caso.

El punto es que este libro ha sido señalado hasta la saciedad por eso mismo, cuando a otros no se les da tanta cuerda. Todo el mundo lo ha leído y reseñado, pero no a todo el Mundo le ha encantado. Eso me deja sorprendida, porque hay quien lo llama obra de arte y quien lo tilda de aburrido. Por eso y por muchas otras razones, quiero leerlo.

Sinceramente(y aunque alguno me quiera matar por tercera vez en esta entrada), me propongo ir en blanco a esta lectura. Aún no he leído ninguna sinopsis ni reseña, por muchas que haya visto, pero me huelo que no va a tratar de un ruiseñor xD

Steelheart, de Brandon Sanderson.



Tampoco he leído nada de este autor(ya os compro la pistola, no tengo perdón), pero he oído que esta obra tiene la capacidad insólita de ser un libro que crea imágenes en tu mente al estilo de una novela gráfica o cómic. 
Es decir, debe de tener un tipo de descripción o narración muy pictórica, que deja clara cada escena con pasmosa exactitud y acabas el libro pensando haber leído un cómic.

Incluso he oído de él que es una mezcla entre cómic y novela, pero que yo sepa no está ilustrado.

Me creó curiosidad más que nada, y aunque la portada me parezca fea no, peor, creo que de este año tampoco pasa(por qué hay tantos libros y tan poco tiempo D:)

DEGENERADO, de Chloé Cruchaudet.


También es una obra controvertida, puede que la más controvertida de las que he puesto en esta lista. A pesar de ello, no la conocí a través de ninguna red social o blog, sino cotilleando por Amazon libros de temática feminista.
Poco tenía que ver, pensé en un principio. Pero parece que es algo así como una mezcla. 


Es una curiosa historia de la que prefiero no desvelaros nada. Seguro que acabáis buscándola porque es, cuando menos, sugerente. Y no en el sentido en el que estáis pensado, guarrillxs.

Para crear más espectativa y curiosidad diré: Ella(quien viste) es la mujer de él(quien está siendo vestido DE MUJER).

Qué ganas le tengo, jolín.


La canción de Aquiles, de Madeline Miller.



Yo y la época antigua(Romanos, Griegos, Fenicios, Cartagineses) tenemos una relación de amor-odio bastante fuerte.



He tenido el placer de viajar a Italia y Grecia y visitar la mayoría de los monumentos más emblemáticos de esta época; así como tengo el placer de vivir al lado de uno de los acueductos romanos mejor conservados(y el más bonito*cof cof*). Y me encanta, para qué negarlo.

En cambio estudiar el periodo histórico se me hizo totalmente insoportable.
Puede que, como he dicho muchas veces y por muy interesante que esta época me parezca, sea muy de ciencias y no sea capaz de estudiar de memoria.

Eso sí, este libro me lo leo.
Y seguro que lo disfruto.


La vuelta al día en ochenta mundos, de Julio Cortázar.

Sí, sí, estáis leyendo bien: La vuelta al día en ochenta mundos, que no al revés.
Tras plantearme ahora mismo qué estoy haciendo con mi vida que tampoco he leído aún a Verne, os cuento que estos dos libros llegaron a mí en sugerencias de Amazon, pues estaba buscando la primera parte de Los tres mosquetero, ya que en una feria de libros de segunda mano y de ocasión me compré Veinte años después(segunda parte) en una edición preciosa pero antiquísima y descatalogada.

En fin, que la compra y lectura de estos libros irán en conjunto con la obra en la que están basados(o de la que toman su título).
Pdta. ¿Os habéis fijado qué formato más extraño tienen estos dos libros?


Y ahora sí, el número uno. El inigualable.... 

*redoble de tambores*


Time Lord FairyTales.




Por fin llega: el cúlmen de esta lista y mi imprescindible

De hecho, seguramente sea mi próxima adquisición en lo que a literatura se refiere.
Aunque no lo haya comentado por aquí, ya es hora de que sepáis que soy una fan total de Doctor Who y que al descubrir esto me puse a chillar como si fuese a acabarse el mundo.
No podía creerme que hubieran sacado una especie de cameo del Señor del Tiempo en cuentos clásicos. Es impensable, es increíble y, aun así existe y será mío. EXTERMINATE, EXTERMIN*COF COF* perdón, que me lío.

Yo cuando descubrí que este libro existía. Aviso epilepsia.



Como habréis podido comprobar, mis ediciones no son ilustradas, ni magnificas, ni excesivamente bonitas o cuidadas. Soy de las que opina que lo importante está en el interior. Además, tengo el placer culpable de manosear mucho los libros, y me encantan las tapa blanda y las ediciones de bolsillo. Disfruto cuando un libro queda usado y no me importa que se vea viejo, la verdad. [Puede que esto dé para entrada ¿qué opináis?]



Y bueno, ya acabo. La verdad es que os doy muchas muchas razones por las que asesinarme, pero recordad que el Maltrato Animal es malo y yo soy un elefante demasiado adorable para morir. <3



Ahora sí, os toca a vosotros, ¿Habéis apuntado alguno de estos libros a vuestra lista?¿Cuales son vuestras próximas compras literarias imprescindibles?¿Y cuales son esos libros que llevan meses en vuestra lista pero aún no os animáis a comprar?

Contadme qué tal y decidme vuestras opiniones, sabéis que estoy deseando escucharlas.





¡Hasta la próxima, telarañas!

2016

#REDISEÑANDO

17:00

Esta es una entrada que quizá no estaba dispuesta a hacer tan temprano. Se supone que los blogs jóvenes tienen un poco más de perdón con un diseño malo o demasiado impersonal, ¿No?
Pues no, seamos sinceros.
No nos importa que el diseño de tal o cual web sea más bonita o más fea cuando la persona que hay detrás nos cae bien, nos crea simpatía, nos sentimos identificados; pero cuando vienes aquí de primeras, te da igual lo majo que sea quien está detrás de ese blog si éste es desastroso. Lo primero nos entra por los ojos.

Como bloggero, al inicio te sientes solo, perdido y hundido, y por eso más del 95% de las personas que se abren un blog lo abandonan antes del primer año.
Pero, ¿sabéis qué? Yo me niego.

Hace tres o cuatro años me abrí un blog y tardé menos de cuatro días en volver a cerrarlo.
¿Por qué? Por lo mismo que he comentado ahí arriba, por la soledad y la despersonalización con que te toman todas las personas de tu alrededor.
Tampoco hay que ser hipócrita: yo también lo hago.

Ahora bien. Tomé la determinación de coger el blog con pinzas y tirarlo a la basura, pues apestaba(el segundo y el primero, lo mismo da). Después me di un delicioso y aromático baño para relajarme y drenar de mi cabeza esas horribles ideas con las que me había empecinado. Porque es lo que tiene empeñarse en algo: Puede que ni siquiera te guste, pero por tus joyas reales que eso sale para delante, ¿verdad? De nuevo, no.
Al salir del baño, aún con el albornoz y la toalla enroscada al pelo cual imán a punto de realizar una ceremonia junto a sus fieles, me senté en frente de un cuaderno(no el ordenador, nunca el ordenador) y pensé: ¿Qué es lo que yo quiero?¿Qué me gusta a mí ver en un blog?¿Qué tipo de contenido me representa?¿Qien c*** soy yo?(Lo pensé con el taco y veo necesario transcribirlo, pero no tenéis por qué tomar de esta entrada precisamente eso). Cuando ya tenía claro qué me gustaba de otros blogs y a la vez me representaba a mí, pensé:
¿Qué puedo aportar yo?¿Por qué estoy abriéndome un blog?¿Por qué valgo para que la gente tome en cuenta lo que yo escribo?¿En qué soy diferente?
Cuando, de nuevo, ya tenía apuntado todo esto y tenía claro que ESA era yo, me hice la pregunta final(o inicial, según te lo tomes):

¿Cuáles son las pautas que YO voy a seguir para que este sea mi blog y no un blog cualquiera?
  • Estar a gusto con los tiempos que me marco. Soy una persona desastrosa; me baso en una agenda personal, una agenda de "trabajo" y ahora, otra agenda para el blog. Y todo eso no para que mi organización sea perfecta, sino para que no me explote la cabeza. He de encontrar un contenido que para mí sea entretenido de escribir pues, al fin y al cabo, es un blog personal y un hobbie, y no tengo suficiente tiempo como para echarme otro "trabajo" a las espaldas. También he de plantearme los tiempos de subida de entradas; sé que hay muchos en este mundillo que suben entradas cada dos días, e incluso una al día. Lo siento si yo no soy tan organizada(porque es en lo que se basan muchos) o no tengo tanto tiempo. No puedo dedicar un 50% (ni hablemos del 100) de mi vida a esto.

  • Compartir el tipo de contenido y calidad que a mí me gustaría leer, que leería por placer y no por "obligación". Cuando tienes unos lectores asiduos(creedme, soy lectora fiel de muchos blogs de la misma temática que el mío) no les importa leer algo que quizá, si no te hubieran conocido, no hubieran leído. Porque al fin y al cabo compartís eso por lo que ellos están aquí, pero se han quedado porque tú les gustas.

  • Crear MI propio diseño. No me gustaba el cáriz que estaba tomando este asunto en las primeras semanas de mi blog(plantilla prediseñada, simplona, sin gadgets ni nigún tipo de personalización excepto un banner en movimiento que no pegaba ni con cola con el fondo; y, por si fuera poco y para rematar, fondo negro y letras blancas que causaban fatiguita), así que lo cambié por una plantilla prediseñada, pero no las de Blogger, sino otras que me ofrecían en páginas de internet. El resultado, como podéis imaginaros, no fue el esperado. Me encontré con un blog al que entraba y decía "¿pero esto de quién es?". Parecía el típico sitio web en el que entras para contratar a un abogado. Era demasiado impersonal. Al fin y al cabo, esto es UN BLOG PERSONAL, que a nadie se le olvide. Quería encontrar un punto medio entre el "sé que es mi blog y me encanta pero no le gusta a nadie más y además es incómodo" y el "sé que es un blog con una estética cuidada pero para nada ésta soy yo".

Qué dificil, eh. Pues no os voy a engañar: Lo es. Al menos para mí lo es.
Como palabra más repetida de este blog para describirme a mí misma está, sin dudarlo, ANSIAS.
A mí los cambios se me hacen imprescindibles en cuanto una mota no encaja. Y eso es horrible porque el estrés que me creó el nuevo blog fue terrible, y eso es uno de los peores errores: No disfrutar de lo que has empezado como hobbie(y sigue como hobbie, que hablo como si monetizara pero aquí ando comprando libros con mis propias pelas).

Tómate el tiempo de cambiar las cosas hasta llegar al punto justo, al punto medio, como decía Platón Aristóteles. corrección cortesia de Bettie Jander.
Pues la gente no entrará en tu blog si no subes nuevo contenido, sino que esperará a tener nuevas noticias de ti en su feed; pero en cambio, si eres como el perro del hortelano y ni comes ni dejas comer, todo el día cambiándolo todo que parece que estás haciendo un curso de Fen Shui, la gente se harta y se va.

Así que me dije a mí misma: Relájate y disfruta; es un proceso duro, pero precioso. Y sobre todo, valdrá la pena.

Aquí estoy, tomándomelo con calma. Si veis que no subo dos entradas a la semana es porque quiero hacer esto bien y sentirme a gusto. Espero que lo entendáis y que no me asesinéis u os escapéis para no volver.

Lo que sí que tengo claro es: No quiero mendigar seguidores ni hacer la reseña que todos hacen porque sé que me va a reportar visitas.
Yo no soy así, eso lo sé... Pero, ¿quién soy yo?




PRÓXIMAMENTE.

2016

Reto de escritura: Las 5 líneas. Enero 2016.

17:00

Enero.

Palabras: Nuevo, sacudida, tono.




Querido Mario: 
No se me ocurre nada que decirte. Puede que hayamos traspapelado nuestro año anterior y que la gente se empeñe en poner un número nuevo al final de la fecha, pero seguimos siendo los mismos. Yo sigo con el mismo tono de piel: mustio y macilento, las mismas ojeras; idéntica la sacudida aleatoria que surca mi espalda por las noches cuando tengo frío. Y sé que te lo preguntas: Sí, sigo con mi esquizofrenia. De hecho, a veces me pregunto si existes.


Si quieres participar, pincha aquí.

2016

Películas: Starship Troopers(1997)

12:54

No, no os preocupéis(porque seguro que estáis muy preocupados), esto no se va a convertir en un blog del ámbito del cine. ¿Por qué? Pues porque no tengo ni idea de cine.


Si queréis ver una buena crítica cinematográfica mejor id a Filmaffinity(aunque también he visto mucho bodrio, sed críticos).






En esta ocasión vamos a hablar de Starship Troopers, una película de Paul Verhoever(director de Robocop,Instinto Básico y Desafío total) y protagonizado por Casper Van Dien(a.k.a Ken el de la Barbie pero con entrepierna), Denise Richards(mala actriz, peor chica Bond) y Neil Patrick Harris(más conocido como el actor de Barney Stinson en Cómo conocí a vuestra madre).


Ken, chica Bond y Barney Stinson.




Sinopsis.



En el siglo XXIII el servicio militar dura dos años y es el único modo de conseguir la ciudadanía en la Federación(derecho a voto y a ocupar cargos políticos).
Johnnie Rico se alista en Infantería para seguir a su novia, que tiene determinación y aptitudes necesarias para realizar la carrera militar como piloto de la Federación. Mientras tanto, Carl Jenkins, mejor amigo de ambos, es seleccionado por inteligencia para hacer carrera militar.
Tras la destrucción de su ciudad natal, Buenos Aires, estalla una guerra interplanetaria contra los Araknidos(bichos provenientes del otro lado de la galaxia que quieren acabar con la raza humana) en la que estos tres amigos tomarán parte.


Porfi, no os dejéis llevar por la sinopsis.




Análisis.

Esta obra está a caballo entre la ciencia ficción y la acción. 
Fue nominada y ganadora de varios premios por Mejores Efectos Especiales en 1997 y 1998, y por algo será.
Es una película infravalorada por el público en general, no solo por la película en sí, sino por la interpretación errónea que hacen de ella la mayoría de los espectadores(bueno, quizá no la mayoría, pero sí muchos más de los que serían deseables), destacando por tener un 5,9 en Filmaffinity cuando, por Dios y por todos sus compañeros, merece mucho más.

Te gustará si te gustan las:


Escenas de guerra con batallas muy sangrientas y gore que no escatiman en sangre y primeros planos; rasgos de ciencia ficción como las escenas de Naves y batallas espaciales(similares en estética a la primera saga de Star Wars), que a mi parecer son un gran punto a favor ya que están hechas con maquetas. 
Efectos que se realizaron a ordenador que han envejecido muy, pero que muy bien, aunque creo que lo generado con 3D chirría mucho más y se ve más artificial que lo maquetado(incluso en pleno 2016, no digamos en el 97); ironía desmedida y desmesurada que emana desde cada uno de los píxeles de la pantalla.

Aparcando.

Ahora hablemos de detallitos: 


Guión... pues pa' que decir na'. Parodia todo lo que un buen blockbuster hollywoodiense puede tener: Las típicas escenas de "Déjame aquí y sálvate tú" y los personajes como el "El adiestrador del servicio militar chillón y mandón que es muy duro pero del que aprendes un montón de lecciones de Vida que te salvarán el culo en el futuro". Todo muy así. Y me encanta.

Los actores realmente no valen nada salvo de conejillos de Indias o actores de series americanas para teenagers de 2005, y me sorprende que la carrera de algunos de ellos 


llegase más lejos que esta película(aunque claramente era lo que buscaba el director para asemejarse a los folletines bélicos de la II Guerra Mundial: con soldados perfectos, arios, dispuestos a darlo todo por su patria).

El amor también es de pega, almibarado, para darle así aún un toque más profundo de parodia(por si alguien aún no se había dado cuenta de que lo era).
La propaganda ultra-nazi o americana de la Segunda Guerra Mundial me ha parecido terriblemente auténtica(dentro de la parodia) y me daban ganas de aplaudir al director por lo cínico y procaz de la situación.
Me he echado risas y risas con ellas, así como con los "MEDIC!!". 

Finalmente, como guiños, yo he reconocido claramente dos: Uno a Star Wars y otro a Star Trek. Si alguno reconocéis cuales son o encontráis alguno más me encantaría que me lo dejáseis en comentarios.




Cerebro:
Después de ver la peli lo entenderéis.





Yo suelo calificar una película según momentos que merecen un gif o meme, y esta película tiene innumerables momentos, así que realmente creo que es una película MUY recomendable.Qué decir; solo que si sois espectadores con mente abierta y si tenéis ojo crítico, os echaréis unas risas y no os arrepentiréis de ver esta película.
Calificación: Un 8