Carta a los Reyes Magos.

14:43

He de decir que yo nunca he sido muy pedigüeña. que de pequeña con cualquier regalito me conformaba(incluso a veces prefería la caja del regalo o un palo y una goma para hacer un tirachinas) e incluso mi familia me decía que era una persona difícil de regalar porque nunca pedía(ni suelo pedir) nada. Mi carta a los Reyes Magos era un folio en blanco y la única vez que pedí algo fue que mi padre se curase y pudiese pasar las Navidades con nosotros.
No os creáis que tiene mérito: se había hecho una brecha en la frente que no era ni mucho menos algo importante, pero yo estaba con él cuando se la hizo, y era una niña impresionable con bastante repelús a la sangre. Incluso recuerdo que le recé, yo que no creía. Aish.


Ahora, años después(ya era hora, que soy muy obvia), la gente tiene un poco más claro que un regalo ideal y con el que casi nunca se van a equivocar es un libro(uno bueno, si no es mucho pedir) y se lían y se lían a comprarme libros para Navidades, cumpleaños, amigos invisibles, fiestas y demás fechas señaladas. ¿Por qué? Es decir: ¿Para qué?

A ver... a nadie le amarga un dulce. Soy la primera que disfruta de una bonita  edición, de una buena historia, de un regalo hecho con el corazón.
Pero los regalos no suelen ser eso. Los regalos suelen ser una excusa, un "perdón, no estuve en la circunstancia en que lo necesitabas" o incluso una molestia. Al fin y al cabo, tienes que levantarte del sofá para regalar algo a esa persona que al llegar a tu casa te pones a pensarlo y, joder, qué mal te cae. 
Quizá hemos de cambiar y pensar: Hago regalos que realmente me apetece hacer. No en tu cumpleaños, no en Navidades, sino cuando a mí me apetece, a quien a mí me apetece y porque a mí me apetece.

Hmm... Bueno, en fin, que me lío.
Este año sí. Este año voy a dejar de pedir la nada. Este año...


Este año quiero pedir una cantidad absurda de cosas que, seguramente, los Reyes de Oriente no puedan cargar en sus camellos; ni siquiera si se traen una caravana entera de ellos o incluso si los cambian por camiones de fruta.


Este 2016, voy a pedirl perdón a los Reyes. 
Pero no perdón a ellos, pues no les he hecho nada más que aligerarles el viaje todos estos años pasados. 
Voy a pedir que me traigan perdón de otras personas a las que no traté bien.
Ni mucho menos me considero mala persona con esto, no nos confundamos; trato de ser fiel a mis principios y no salirme de mis normas morales, aunque muchas veces pasa que las cosas no salen del todo bien...

Este año he hecho daño a muchas personas, como hace todo el mundo y todos los años. Pero yo voy a aprovechar esta carta para recapacitar, rememorar y suplicar un perdón a personas que se lo merecen. Como si fuese el día de reflexión de las elecciones.

Primero, perdón a los árboles porque los pobres conmigo no dan abasto. No ya con la lectura, sino con la escritura. Desde hace un par de meses no encuentro otra salida que las palabras y escribo todos los días cartas que nunca voy a mandar. Como esta.

Al tiempo, pues él pasa y yo no lo aprovecho; también a los que viven con esperanzas de un mundo mejor y feliz, pues yo lo veo todo gris y nunca falta la frase desafortunada con la que hundo a alguien(sin querer, prometido).
A la almohada, que estos últimos meses ha tenido que aguantar carros y carretas conmigo; a la literatura, que desde hace un tiempo ya no es tanto disfrute y felicidad como consuelo y evasión(aunque eso tampoco este mal), cosa que intentaré cambiar este 2016.

Y ahora sí:


Perdón porque soy una persona muy temperamental, de impulsos fuertes, que se enfada mucho y luego se desinfla rápido. Perdón porque yo intento que no me pase y aún así, cuando estoy mal: triste o enfadada, la sangre me hierve, la cabeza se me embota y no atiendo a razones. Así soy yo, de esas personas con suerte que a pesar de ser insoportables tienen personas que las aguantan, las soportan...e incluso las quieren. 

Perdón a mi madre, a la cual sigo haciendo daño con pequeñas cosas cotidianas, pero sobre todo perdón porque una madre nunca debería ver a su hija llorar, nunca debería escucharla desde la otra habitación sollozando en silencio. Una madre no debería ver a su hija con problemas que ni ella ni nadie pueden resolver, marchitándose un poco dentro de sí misma y sabiendo que la sonrisa que antes estaba siempre ahí, ahora raras veces se deja ver.

Y pido perdón a mi padre, porque nunca me he apoyado en él. 
Él siente, y yo lo sé, que no le quiero. Pero no es por eso. Es solo que mi padre es como yo: es muy tajante, suele ser muy duro con sus críticas y es muy poco sentimental. Por eso yo ahora mismo no puedo apoyarme en él: Necesito abrazos y necesito comprensión, no consejos. Lo siento porque sí, papá, ahora no eres lo que necesito.

Pido perdón a mis amig@s, a l@s que les he jodido muchos buenos momentos estos últimos meses con mis quejas y problemas, por apoyarme en ellos quizá demasiado, porque no soy una persona fuerte(aunque muchos digan que lo aparente). Porque quizá he dejado que mis problemas no solo me superen a mí, sino que lleguen a otros.
Y también perdón porque sé que hay gente que lo pasa mal viendo que no me levanto tras las caídas, viendo que no puedo más, y sabiendo que me empujan y que aún así no lo consigo.

Pero sobre todo, y llegando al cúlmen, le pido perdón a él. Por qué no vi el poco tiempo que nos quedaba, le pido perdón por no haber aprovechado y por haberme portado mal en muchas, muchísimas ocasiones con él. Le pido perdón por no poder darle un poco de mi tiempo a cambio de que lo tenga él y lo pase conmigo o sin mí, como prefiera.
Pido perdón a la circunstancia y a esos malos regalos que le hice. Y pido perdón al acueducto porque le miro con nostalgia en vez de admiración, porque ahí pasé(con él) el mejor momento de mi vida.
Pido perdón por llorarle cuando se que hubiera querido que viviera y que sonriera, por él, por nosotros. Le prometo que lo haré, solo es cuestión de tiempo.
Y le prometo que siempre, siempre, estará ahí. Porque puede que quiera a más personas pero sé que él sera siempre mi primer y último pensamiento.

Ahora sí, te pido perdón a ti, lector, porque esto no tiene nada que ver con libros, no tiene nada que ver con historias(porque la mía aquí no cuenta: Ya me gustaría que todo esto fuera ficción).

Y pido perdón a Bettie de Cuaderno de Retales, porque con un relato que poco tenía que ver con mi historia, me he tomado el derecho y el deber de coger un fragmento y hacerlo mío. Voy a escribirle. A él, solo a él. Cartas que no se mandan.
Literalmente, cartas de amor a los muertos.





Lo siento. 


You Might Also Like

10 comentarios

  1. Y lo bien que escribes... ¿No has pensado en desarrollar más tu escritura creativa o terapéutica? Estoy segura que te gusta leer, pero la escritura se te da genial... Es solo una opinión... Sigo algunos blogs de personas que se ganan la vida escribiendo (http://www.martamontalva.com o http://www.yoescriboporti.com)y me recuerdas a ellas! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si es cierto eso o es que me ves con buenos ojos.
      La verdad es que no tengo mucha soltura escribiendo y nunca me pongo hasta que algo me quema la garganta, y en vez de chillarlo, lo pongo por escrito. No sé, creó que más que cuestión de escribir bien o mal es cuestión de tener algo que decir. Y eso es más difícil que escribir.
      De todas maneras miraré las páginas que me has dicho y ten por seguro que volveré a escribir por aquí.

      Un beso y que te traigan cosas bonitas. :)

      Eliminar
  2. Creo que va a ser una de las cartas más profundas que tengan el placer de leer los Reyes Magos estas navidades. Te ha salido verdaderamente del corazón escribirla. ¿Y si fueras tu propia Reina Maga y les pidieras perdón en persona a cada uno de ellos? Estoy segura de que les haría sentir muy especiales, y además serviría para que te dieran su punto de vista (es decir, para que seguramente te dijeran que estás exagerando con el daño que crees que les has hecho y que están ahí para lo que sea, para animarte en esos momentos!). Y a los que no puedas pedir perdón directamente, tras desahogarte aquí, lo mejor es pedírselo con tus acciones futuras, mejorando, creciendo.

    Con una carta tan sincera como esta, los Reyes se portarán muy bien contigo y con los de tu alrededor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Profunda no sé, pero necesaria seguro.
      Ya habia tenido en cuenta que esas personitas merecen la explicación y el perdón de primera mano y me he encargado de escribirles (qué le hago si entre mis defectos se encuentra el no saber expresarme oralmente).
      Muchas gracias y que te traigan regalos muy bonitos :')

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho, aún no entendiendo muchas cosas, porque claro, no te conozco. Y nada, a mí no hay nada por lo que tengas que pedirme perdón: si de algo que yo escribí alguien saca algo, lo que sea (un deseo, una enseñanza, una sonrisa, lo que sea) yo, pagada estoy.

    Un abrazo fuerte, fuerte, fuerte. Que a lo mejor tampoco eres de pedirlos.

    ¡Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, yo quería intentar dejar claro lo que más o menos pasaba, pero parece que no funciona. ¿Qué no has entendido?

      Y no, no soy de pedir los abrazos, pero a parte de perdón en esta carta a los reyes pediré mucho amor, abrazos y de todo de los que más quiero.

      Eliminar
  4. Una carta preciosa, te expresas muy bien. Me ha gustado leer todos tus perdones y aunque no te conozco ver que puedo identificarme con muchas cosas de las que dices, es la magia de escribir.
    Saludos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros bien sabemos importancia de las palabras <3

      Eliminar
  5. Ai ♥♥♥
    Lo que te dije el otro día, cuanto me alegro de que te lanzases a crear el blog y lo mantengas. De verdad, me encanta leerte ♥
    Con estas palabras nos has compartido muchas confidencias y me he sentido muy cercana a ti a pesar de conocerte más bien poco.
    Me has emocionado :___
    Espero que este año sea mejor :*
    A mí me ayudó mucho el abrir el blog hace 4 años. Entonces estaba hecha mierda y poco a poco me fui animando más a hacer cosas y a tener más confianza en mí misma.
    Así que eso, tú escribe lo que quieras por aquí ♥ yo encantada de leerte ya te digo xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Madre mía, Lansy! Me ha soprendido un montón tener un comentario aquí a estas alturas, pero jo, qué bonito.

      Me alegro de que te haya gustado. Si te soy sincera era más una entrada para mí que para otra gente, pero debo de tener un poquillo de problema, ya que si no dirijo la carta(o lo que sea) a alguien, no me salen las palabras. Es como que para hablar conmigo misma ya tengo la cabeza, y hay cosas que necesitan salir.

      Yo también espero que este año sea mejor, pero lo dudo mucho.

      Besoooos. (Y a mí también me encanta leerte a ti, que echas flores a los demás pero tú vales un montón).

      Eliminar