De los libros y la gente...

18:45

Hoy me he cogido el día libre, o al menos a medias.

Me he puesto a ver capítulos repetidos de Dr. Who; de hecho, a revisar por entero la serie. Eso sí, empezando por la tercera temporada, pues las dos primeras me las he visto tantas veces que casi me las sé al dedillo; incluso teniendo en cuenta que son malísimas.

Tras un rato audiovisual he vuelto a mi currently reading, o como yo lo llamo: Mi amor actual.
Y es que sí, me enamoro y me desenamoro de los libros. Y algunos se quedan conmigo, ocupando cachitos de alma. Y muchos de ellos más incluso que muchas de las personas que tienen espacio en su interior.

Porque hace tiempo, más del que soy capaz de recordar, aprendí a leer y a mirar historias, a introducirme en mentes y mundos ajenos sin llamar a la puerta. Aprendí que leer era aprender, y todo mientras aprendía leyendo. Porque aprender con los libros es tan gratificante como el olor del café, como la risa de un niño y como el amor de un adolescente.

Pero bueno... Lo importante aquí es que la superficialidad ha llegado a la cultura. Y ya decían pesimistas existenciales de todas las épocas que el mundo se derrumbaba, y no sé por qué razones sigue en pie. Quizá porque tenemos suerte de que los mejores se van para sostenerlo, qué sé yo. Y es que me he dado cuenta de que en este mundillo de internet las letras se diluyen más que en ningún sitio, y que incluso en blogs dedicados primariamente a la lectura se está deshaciendo entre manos, papel y dígitos todo lo que alguien hizo en el pasado.

Pues, como dijeron muchos otros antes que yo, y muchos más seguiran diciendo en pos de mí: La vida son dos días. Pero esos dos días hay que pasarlos tranquilo, disfrutando de cada sorbito de tiempo que tienen a bien otorgarnos, ocupándolo en lo que nos haga más ricos, más felices...

Pero a lo que yo venía no era a esto, que como siempre la entrada me confunde. Quería decir que estoy encontrando personas y libros que cualquier persona debería conocer, pues valen tanto que quizá no me quepa explicarlo. Pero también he descubierto que incluso en mi pasión, en esa pasión que son los libros y lo que guardan, existen oportunistas y gente superflua que tiene miedo a rascar la superficie por si casualmente se rompen la uña.

Y es que llevo la vida dejándome uñas y dientes en literatura, partes de alma, corazón y mente en cada línea que leo y disfruto.  Es rastrero que aquí también se busquen portadas por encima de contenido, novedades por encima de clásicos o libros que preferirías leer si no fuera por las masas, likes antes que agradecimientos sinceros(aunque en número sean muy dispares), seguidores antes que comentarios de: ¡Cómo me gusta tu contenido! 
Que también estoy harta de que me miren mal incluso en este ámbito de lectura por "ensuciar" mis libros, por llenarlos de mí, de palabras, pensamientos y más tinta. Me creo con el completo derecho de hacer virguerías con mis libros, pues seré yo y no otro quien los mirará con ojos mayores y sentirá lo mismo que la primera vez que se sumergió. Asímismo me cansa el mundo por creer que es mejor cantidad que calidad, cuando es mejor tener a alguien que siempre esté ahí a diez de fiesta y ninguno en un funeral(y me refiero a los libros, pero extrapolen lo que quieran).

No puedo sino hartarme de vez en cuando y huir entre los lomos de un libro; así que disculpen si no me ven por aquí. Por desgracia no existen batidos detox que te libren de la gente que te harta o de las situaciones que te hacen perder la fe, así que buscaré medicina en aquello que siempre ha conseguido encontrarme las cosquillas y sanarme a base de bien.

Sigamos leyendo, compañeros.

You Might Also Like

10 comentarios

  1. Es cierto que estamos en un momento en que parece que hay que leer lo que está de moda, que oyes hablar de un libro en cinco o seis sitios y ya te apetece, o tiene que apetecerte, y que ir por libre en esto de la lectura, o leer menos una temporada, parece como que da cargo de conciencia, y no, no debemos imponernos nada que no sintamos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo necesito una desintoxicación, y si no de escribir, al menos de leer.
      Estoy harta de las modas también en la literatura, solo quiero disfrutar.

      Muchos besos.

      Eliminar
  2. Creo que nunca has estado de moda, hijafante, no es por jorobar. Igual que yo, así que yo no tengo que desintoxicarme de nada. xDDD

    Voy a seguir igual.

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca he estado de moda, aunque sí que he cometido algún pecado de actualidad, como After, que además es muy pecado.
      Pero aún así, no es por mí es por los demás, me sienta un poco a cuerno quemado lo que están haciendo y me frustro.

      Eliminar
  3. Yo me niego a leer lo que está de moda cuando está de moda, al menos ahora mismo porque reconozco que cuando saltó el boom de ese fanfiction llamado Cincuenta Sombras de Grey lo he leído y muchos de los enjendros nacidos de esa cosa. El nivel literario está bajando de manera alarmante y estrepitosa pero es que hoy en día cualquier persona puede autopublicar un libro ¿no?, los hay buenos, pero hay otros que no hay por donde cogerlos y que están repletos de faltas de ortografía.

    Por cierto, leer mientras te tomas un café es lo MÁX, aunque no estás libre de accidentes, que se lo pregunten a mi libro de El Temor de un Hombre Sabio, el pobrecito se quedó cafeínico :-P

    Besinos :-)


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Natalia, me salvas la vida con este comentario. Lo mío no fue El temor de un hombre sabio sino su antecesor, El nombre del Viento. Pasó penurias extremas(y eso que lo leí en menos de una semana): cafés por encima, salpicaduras de la piscina y el consiguiente amarilleo por el cloro, un pisotón que lo hizo arrastrase por el terrazo también de la piscina y que lo ha dejado un poco tullido... Vamos, un cromo de libro. Aún así le guardo con muchísimo cariño y aunque no lo creas(normal, después de leer esto) lo traté con cariño. El problema es que cuando se le antoja a Murphy, todo pasa.

      Y lo de las modas... llevo mucho tiempo sin leer nada "por moda", pero sí leo cosas "de moda"... no sé si se entiende bien el matiz. Por mi parte cada vez leo más blogs como el tuyo y menos los de ese tipo de gente... Hartura, supongo.

      Eliminar
  4. Esto me recuerda hace años a mi experiencia con la literatura juvenil... o mejor dicho: con el mundillo de la literatura juvenil. Que es el mundillo que más me ha tirado para atrás sobre literatura en la red. Paso a explicarme:
    Aunque vaya cumpliendo años, y cada vez sea menos joven, sigo valorando la literatura juvenil de forma positiva. Bueno, vale: cada vez más voy a lo seguro, a leer títulos juveniles que gente con criterio me ha recomendado. Pero nunca le he dado la espalda, y sigo sin dársela. Como tampoco se la doy a la literatura infantil pese a no ser ningún niño (espero). De hecho, en mi blog he reseñado dos novelas de Susan E.Hinton. Pero bueno, al grano: hará ya unos años... por el 2009 o 2010, que hubo un boom de blogs por la red "especializados" en literatura juvenil. Y hasta publicaciones digitales sobre literatura juvenil. El objetivo era promocionarla y que te acabaras enganchando. Pero conmigo provocaron el efecto contrario: me alejé de ella. Y es por eso que ahora voy tanto sobre lo seguro. No cojo una novela de literatura juvenil actual a no ser que esté avalada por conocidos y amigos de confianza. ¿Por qué me volví tan desconfiado a raíz de aquel boom (y que aún persiste)? Pues porque no podía ser que entraras en esos lares y todas las novelas juveniles, pero todas sin excepción, eran maravillosas, e imprescindibles, te decían. Y te bombardeaban con 1000 títulos maravillosos e imprescindibles. Y a mí qué quieres que te diga, entre que no se me recomiende ninguna novela de literatura juvenil... y se me recomienden 100 y me digan que las 100 son imprescindibles me quedo exactamente igual. Sin saber qué título coger. Y aquello no eran reseñas honesta... era imposible que todas las novelas fueran buenísimas. Todas. Y ni una sola reseña negativa. Y ojo, que no me gustan las críticas negativas a mala leche ni que resulten ofensivas. Tampoco pedía eso. Pero que no haya ni una sola nota negativa era como para sospechar. Y además, qué reseñas... a parte de que es imprescindible, de que fueras a comprártelo ya y de que "es entretenido y engancha y no podía dejar de leer", no se decía ni una palabra más. ¿Sabes el catálogo de juguetes para los reyes de cada navidad que te encuentras en el buzón de casa? Pues eso parecía.
    Desde entonces, le di las espalda a los canales "especializados" en literatura juvenil de la red. Prefiero guiarme por los blogs particulares, con reseñas más honestas.
    Un saludo, señora Elefanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo por suerte o por desgracia no me he visto en la tesitura de aguantar eso durante años y encima tragarlo sin rechistar hasta el BOOM, pero entiendo lo que dices. El problema en que radica esto es que suele ser contraproducente, al igual que todos los excesos.
      Entiendo tu postura y la comparto cada día más. He dejado muchos blogs de lado, de estos que antes de sumergirte en la blogosfera eran los más "reseñables", valga la redundancia, por visitas, contenido, comentarios y seguidores, pero esto es como la maicena: Si te golpeas no llegas a nada, pero si te dejas llevar acabas en el fondo, donde están los posos. Y en este caso los posos son los blogs como el tuyo: Pequeñitos, acogedores y sinceros. Y oye, a mí me encantan y por algo sigo aquí.

      Un saludo, señor Letraherido.

      Eliminar
  5. Creo que lo mejor será disfrutar de los libros que te encuentres y de las personas que te llenen. Aunque por el camino no podemos impedir encontrarnos con cualquier cosa... Siempre podemos sortear algunos peligros alejándonos de una vorágine sin sentido. Como dice Letraherido justo encima de mí, parece que se extienden las opiniones clónicas y los mismos títulos en todos los espacios, pero podemos decidir bajarnos del carro de las modas y tomar el camino que prefiramos :)

    Así que me uno a los que no están de moda xD (Que viendo mis últimos reseñas... creo que estoy en el extremo contrario xDD)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres de lo contrario, de los que me hacen sentir tonta a cada palabra que escriben... y por eso me gustan. Como acabo de decirle precisamente a Letraherido, odio los clones y busco internarme en chocitas individuales que me hagan sentir como en casa, me inviten a un té y me digan sinceramente qué libro es una mierda, sin temor a que la editorial de la que pretenden conseguir un ejemplar se cabree.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar