Minirreseñas: La condesa sangrienta y Cosas raras que se oyen en las librerias.

13:37

Título: La condesa sangrienta.
Autor: Alejandra Pizarnik.
Editorial: Libros del Zorro Rojo.
Dónde conseguir: 

Sinopsis.

Acusada del asesinato de seiscientas cincuenta jóvenes, Erzsebét Bathory es una de las criminales más siniestras de la Historia. En su castillo de los Cárpatos, a finales de siglo XVII, la condesa se cierne sobre sus víctimas para desangrarlas y conservar su juventud. Su leyenda maldita y fascinante pervive en el tiempo. La condesa sangrienta es una de las composiciones clave de Alejandra Pizarnik, sus páginas construyen un retrato perturbador del sadismo y la locura que las estampas del artista Santiago Caruso recrea con admirable maestría.


Análisis.

No entiendo a qué vienen las sinopsis en las que se trata más de halagar al autor que de explicar de qué va la obra, pero en fin.

Retrato de Erzsebét Bathory
En este librillo cortillo se cuenta en forma de relatos con toque de prosa poética las atrocidades que hizo la condesa Bathory, acusada de asesinar a más de seiscientas mujeres durante su vida. Durante las pocas y cortas páginas en que se suceden estas torturas—dicen, descritas al detalle— se van explicando las preferencias de esta condesa tan... ¿peculiar? a la vez que se muestran ilustraciones de Santiago Caruso, las cuales me parecieron lo mejorcito de la obra.

Puede que fuese culpa mía, que después de la reseña de Javier Palacios me hiciese a la idea de que esto era una novela extensa con sus mil páginas y con torturas descritas a nivel celular, si me apuras. Eso era lo que yo esperaba y lo que yo quería; en cambio me encontré con una pasada por encima de la biografía de Erzesebét como condesa y como asesina fetichista. 

Como dijo el anteriormente nombrado señor Palacios en su reseña, es imposible empatizar con la protagonista de esta historia, pero sí que es cierto que cualquier lector que se adentre en esta sordidez de historia o conjunto de ellas espera un poco más de exactitud en los acontecimientos. 

Me pareció a partes iguales escabroso e increíble cómo mordía a sus víctimas la propia condesa, y como su fetiche por las muertes llevó a un representante del rey a encerrarla en su propio castillo hasta consumirse. También me fascina la crueldad absoluta y sin parangón de esta condesa; pero yo quería máaaas sangre.



*******


Título: Cosas raras que se oyen en las librerías.
Autor: Jen Campbell
Editorial: Libros del Zorro Rojo.
Dónde conseguir: 

Sinopsis.

Este es un libro de anécdotas en el sentido más estricto del término. Cuando un cliente se acerca a una librería no siempre sabe qué quiere leer, y si lo sabe, no conoce exactamente el título del libro que busca, o el nombre del autor del libro, o… La oportunidad para el malentendido, la anécdota o el chiste está servida. Sin embargo, detrás de cualquier chiste se esconden verdades incuestionables, que en este caso tienen que ver con el «despiste» de los clientes y la creciente incomprensión con respecto a esa pregunta tan antigua: «¿Qué es un libro?»

Análisis.

Como bien dice la sinopsis(esta sí), este no es más—ni menos, ojocuidau— que un libro en el cual se recopilan anécdotas de libreros de muchas partes del mundo, ampliadas en la última edición en la que se incluyen libreros españoles.

Es, en definitiva, un desfile de risas. Una tras otra, una tras otra. 

Es un libro perfecto y recomendable para cualquier lector, sobre todo si lo único que quiere es sentarse en el sofá y echarse unas risas tras un día largo.
El mayor problema... se lee en una hora y es un vicio. 

Dejo algunas citas para que os pique el gusanillo:

CLIENTE: ¿Tenéis expiación? Pero no quiero un libro con la imágen en la cubierta, por favor. El cuello de Keira Knightley me pone enfermo.

CLIENTE: ¿Este es el libro que quieres, cariño? 
HIJA DEL CLIENTE: Sí, papá. 
CLIENTE: ¿Peter Pan? 
HIJA DEL CLIENTE: ¡Sí, por favor!¡Peter Pan puede volar! 
CLIENTE: Así es, hija. Peter Pan es muy bueno volando. 
HIJA DEL CLIENTE: Papi, ¿por qué yo no puedo volar? 
CLIENTE: Por culpa de Darwin, cariño.

CLIENTE: Me he olvidado las gafas en casa, ¿podría leerme el primer capítulo a ver si me gusta?

La gente creería que estaba loca, pero yo me lo pasé en grande.

You Might Also Like

8 comentarios

  1. Pues el primero me mola un montón! Yo también soy un poco sangrienta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea del primero es muy tórrida, pero luego(a mi parecer) no está bien llevada. De cualquier manera si te animas a leerlo no pierdes nada más que un par de horas.
      Besos.

      Eliminar
  2. No conocía el primero, pero, y aunque el tema es interesante (¿?) no creo que le dé una oportunidad si dices que es tan descafeinado; además, las sinopsis lameculos casi nunca son de fiar XD Eso sí, buscaré sobre el tema en internete y le echaré un ojo al ilustrador ;]
    ¡El de las librerías es genial! Yo creí morir con el chaval que dijo que la Biblia la escribió Jesucristo XD
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es TAN descafeinado, pero yo buscaba gore(con esa sinopsis, quién no) y me encontré con poco más que buenas ilustraciones y una pasada por encima de algo tan chulo... Bueno, chulo no es la palabra.
      Hay muchos buenísimos, a mí me encanto el que dijo que si había pósteres de un actor llamado Hitler, judío y negro.

      Eliminar
  3. Hay que tener cuidado con las expectativas. Yo intento que me influyan lo menos posible (entiendo que lograr esto al 100% no es posible).
    Sobre los libros, el de Pizarnick está difícil que le haga hueco. Y el segundo, si alguna vez cae en mis manos, le echaré un ojo.
    Un abrazo, señora Elefanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ni sin expectativas me hubiese cautivado; pero sí que es cierto que no llevar expectativas suele ser lo más coherente y más objetivo.
      Te invito a que leas aunque sea dos hojas del de la librería, seguro que te echas unas risas.

      Un abrazo, Letraherido.

      Eliminar
  4. Quiero leer el de las librerías, a ver cuándo le hago un hueco :)

    Besotes, hijafante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mío ha sido regalo boomerang(o regalo Homer que dicen algunos), porque se lo he regalado a una amiga mía porque se está preparando las opos de bibliotecaria y me pareció un regalo curioso, pero qué menos que leerlo yo antes y darle en visto bueno ;)

      Besos, mama Jander.

      Eliminar