Tokio Blues, de Haruki Murakami.

13:24

Editorial TusQuets.
Precio: 9.45€ (tapa blanda),
5-7€(segunda mano), 7.59€(versión kindle).

Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha casualmente mientras aterriza en un aeropuerto europeo una vieja canción de los Beatles, y la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Toru recuerda, con una mezcla de melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor –y único– amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de éste les distancia durante un año hasta que se reencuentran en la universidad. Inician allí una relación íntima; sin embargo, la frágil salud mental de Naoko se resiente y la internan en un centro de reposo. Al poco, Toru se enamora de Midori, una joven activa y resuelta. Indeciso, sumido en dudas y temores, experimenta el deslumbramiento y el desengaño allá donde todo parece cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte. La situación, para él, para los tres, se ha vuelto insostenible; ninguno parece capaz de alcanzar el delicado equilibrio entre las esperanzas juveniles y la necesidad de encontrar un lugar en el mundo. 

Creo que sería justo empezar diciendo que no me ha gustado este libro. Lo podría asemejar a comer una oblea, se supone que tiene que gustarme pero a mí no me sabe a nada.

Hay varios puntos en los que me gustaría detenerme a reflexionar, y tampoco quiero hacer de esta entrada algo muy largo porque temo que no lo merece. Allá voy:


1. Me gustaría entender por qué a la gente le gusta este libro.

Haruki Murakami escribe como los ángeles, eso no se puede negar. Sin embargo, hay muchas cosas que carecen de sentido en este libro. Es lento y pesado, no pasa nada durante la mayor parte del tiempo.



No todo ha de ser malo.

Y no es que yo me queje de la lentitud de un libro, pues normalmente son los que más me gustan. Pero lo que no tiene sentido para mí es que durante ese hastío y depresión que vive Toru no se plantee ciertas cosas sobre la vida y las relaciones; que no ahonde en su ser, sino que simplemente diga: "¿Qué le pasa a Naoko?¿Cómo puedo ayudarla? La esperaré." sin darse cuenta de que primero tiene que curarse a sí mismo, pues nada le hace ilusión; es decir, no hay un solo hilo conductor en su vida que no se base en seguir a otras personas hacia el desastre.
Quizá es eso lo que el libro quería transmitir, quizá he acertado; pero me da la sensación de que el libro en sí es una vaguedad, un embrollo de sentimientos desenfocados y expresados como bien se pueda.

¿Por qué os ha gustado el libro?¿Por qué?

2. Gente muerta y suicidios.

No me asusta leer sobre personas muertas ni sobre suicidios. Me fascina la muerte y su importancia en la vida, su pertenencia en la vida misma.
No obstante, es difícil saber si Murakami ha decidido matar a gente en su obra para contar algo, para explicar un concepto o un pensamiento, o si simplemente le gusta el morbo que produce introducir suicidios arbitrarios en una obra.


Quizá -y es probable- esté tratando de retratar los sentimientos que llevan a alguien hacia el suicidio. Quizá yo sea incapaz de ver más allá de lo que las letras me cuentan, puede que no sepa leer entre líneas en caso de Murakami. Solo sé que me ha parecido un intento vacuo y simplón de interpolar algo tan importante, tan trascendental como el final de una vida humana, dentro de una novela que solo habla de cómo este eyacula allí y allá, de cómo come mogollón de platos japoneses con nombres japoneses envueltos en algas japonesas.

Casi todas las notas a pie de página son acerca de comida.

3. Sexo, sexo, sexo.

"Hola, soy Haruki Murakami y asocio el sexo con patologías y parafilias mu' raras." 
Puede que esto se trate solo de mi interpretación personal y que no tenga nada que ver con lo que trata de argumentar el autor durante toda la novela, pero cada vez que los personajes tenían sexo a lo largo de la novela, el acto venía asociado con unos sentimientos malogrados, cortados in media res para no volver a hablar de ellos y no tener que explicar al lector qué está pasando, a qué viene toda esta novela y qué es lo que quiere decir con ella. Muchas veces resultaba innecesario y enfermizo, se trataba de un "te recompenso con" y mamada al canto. Casi todos los personajes devuelven favores mediante sexo, intentan atrapar a otra persona con un algún día haremos esto.
Record al libro que más veces repite la palabra eyaculación.
Y cuando no, simplemente trata las relaciones sexuales como actos indignos relacionados con las infidelidades y el deshonor.
No entiendo, y probablemente es por la cultura, pero no entiendo.

4. Mujeres machistas y abusadas.

Mujer machista a la de uno, a la de dos y a la de...
Hay un par de personajes femeninos cuya única función en la novela es poner de malos a un par de hombres infieles, para después excusarse pues la culpa es suya, es que están chapadas a la antigua. Es un despliegue continuo de quien bien te quiere te hará llorar pero a lo bestia, sin ningún tipo de autoestima y ale, a que me jodan la vida. Esto nos lleva de nuevo al punto 2, en algún caso.

El ponme los cuernos que yo te dejo que se repite a lo largo de todo el libro y me hierve la sangre.

Por otra parte, me sorprende que Midori, uno de los personajes principales, tan fuerte y dedicada, suelte perlitas machistas de cuando en cuando y necesite el apoyo incondicional de Toru o bien de su novio facha, que la culpa y se cabrea por todo. Jo, se ha lucido.


Midori en su máximo esplendor.



Como veis, me estoy poniendo hater y no era lo que yo pretendía. Para nada quería despotricar sin razones sobre este libro pues, si bien es cierto que no me ha gustado, algo ha de tener para encandilar a tanta gente, tres cuartas partes de Asia incluidas.


Cita favorita de todo el libro.
Me gustaría decir a su favor que la tasa de suicidios son mucho más altas en los países orientales, y que los motivos que se acusan en el libro son más usuales en Japón y China que en Europa y Occidente en general(no me alegro de ello ni mucho menos, es simplemente que ellos tendrán más facilidad para empatizar con la novela), pero a mí me ha resultado un despropósito aburrido. No creo que sea uno de esos libros que perdure en mi ya de por si débil memoria.

¿Os lo recomiendo? Pues a saber; quizá os encante. Si os animáis y finalmente os gusta, me encantaría que me dijéseis vuestros motivos, pues yo no los he encontrado.

¡Hasta la próxima!

You Might Also Like

3 comentarios

  1. Yo tengo pendiente a Murakami desde hace muchos años, pero nunca me pongo con él... y creo que en este 2017 tampoco lo leeré porque tengo otros autores que considero más prioritarios XD Aunque es muy alabado, no eres la única voz discordante.
    Una cosa que he notado de la poca novela asiática que he leído, es que es como más distante, más fría a la europea. Y quizás por eso se siente que faltan algunos porqués.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He leído varias novelas de autores asiaticos y ninguna me ha dejado con este 'pero pa' qué, por qué, no hacía falta'; así que creo que le seguiré dando una oportunidad a Murakami.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Holaaaa!

    DIOS, TE ENTIENDO. Y lo peor es que, calificando lo que he leído de Murakami, este queda en el lugar de lo "decente" para que por favor no te acerques a lo otro. Lo cierto es que sus historias, excepto por más o menos una, están llenas de mujeres machistas y, en general, abusadas. ¡Y es tristísimo!

    (Y no olvides el sexo).

    Nea.

    ResponderEliminar